Deportes

El Barcelona no quiere ningún sobresalto

  • La referencia del 2-2 liguero clasificaría al Celta

Ernesto Valverde, en la rueda de prensa previa al Barcelona-Celta. Ernesto Valverde, en la rueda de prensa previa al Barcelona-Celta.

Ernesto Valverde, en la rueda de prensa previa al Barcelona-Celta. / alejandro garcía / efe

El Barcelona recibirá hoy al Celta en un partido de Copa del Rey muy peligroso para sus intereses por dos teóricas razones: la sensación de euforia instalada actualmente en el entorno azulgrana y el 1-1 de la ida, que dejó abierta la eliminatoria.

El choque, correspondiente a la vuelta de los octavos de final, llega en el mejor momento anímico para los hombres de Ernesto Valverde. Es líder indiscutible en la Liga, su juego se afianza a pasos agigantados y encima reforzó su plantilla con el multimillonario fichaje del brasileño Philippe Coutinho, si bien éste deberá esperar unas tres semanas para debutar por una lesión muscular.

Pero mal haría el actual campeón del certamen en despistarse porque una mala noche siempre puede significar un adiós prematuro en una competición como la Copa. Además, delante no tiene un equipo cualquiera, sino un conjunto que, pese a la irregularidad mostrada durante toda la temporada, ya demostró que puede complicarle a cualquiera.

Así lo comprobó el Real Madrid la pasada jornada de Liga, cuando empató 2-2 en Balaídos después de sufrir una pesadilla durante la segunda parte. O el propio Barcelona, que hizo el mismo marcador en el Camp Nou durante el choque jugado el 2 de diciembre. Ese resultado le daría el pase al Celta.

Valverde moverá el equipo y dará posiblemente entrada a algunas novedades. Por ejemplo, recuperaría al guardameta holandés Jasper Cillessen y Ousmane Dembele volvería a tener minutos después de superar su larga lesión muscular. Además, Gerard Piqué y Sergio Busquets no actuaron ante el Levante en la última jornada de Liga y lo más probable es que regresen a la titularidad.

El Celta tampoco se guardará nada porque se ve con opciones de pelear la eliminatoria. "Tenemos que hacer un partido diez, perfecto", reconoció ayer su técnico, Juan Carlos Unzué, segundo entrenador del Barcelona hasta la pasada temporada.

"Creo que hemos hecho cosas y resultados para que los rivales sigan pensando que fácil no va a ser. Esto es mérito de los jugadores", añadió.

El técnico del equipo gallego reconoció que también está pensando en el próximo partido de Liga, ante el Levante, por lo que variará su formación.

"Hemos intentado hacer dos equipos lo más competitivos posible para los dos partidos que tenemos por delante. Vuelve a ser un bloque de dos partidos en los que intento compensar lo mejor posible. Los dos partidos son trascendentales: el primero porque pasas o te quedas fuera; y el segundo, por el devenir de la Liga", razonó.

La jornada copera se completará con el choque entre el Levante y un Espanyol obligado a un gran esfuerzo después de caer 1-2 en casa en el primer partido. Los valencianos son los favoritos, pero el Espanyol no renuncia a nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios