fútbol liga santander

El Barcelona se queda a medias

  • Los azulgranas sólo logran empatar ante un Girona que le da la vuelta al marcador con dos goles de Stuani

  • Gil Manzano expulsa a Lenglet por un codazo tras consultar el VAR

Gerard Piqué cabecea por encima de Bernardo para lograr el 2-2. Gerard Piqué cabecea por encima de Bernardo para lograr el 2-2.

Gerard Piqué cabecea por encima de Bernardo para lograr el 2-2. / alejandro garcía / efe

El Barcelona sacó una gran dosis de rabia para superar un 1-2 con diez jugadores, por la expulsión de del francés Clement Lenglet, pero las fuerzas solo le dieron para empatar el partido (2-2) contra un Girona que cuajó un gran encuentro, de la mano del uruguayo Christian Stuani, autor de los dos tantos.

Piqué se redimió con un gol, el del empate a dos, tras dos acciones en los tantos de Stuani en las que el central barcelonista no estuvo muy acertado, pero el tanto del catalán sirvió al Barça para no perder el liderato, que ahora comparte otra vez con el Real Madrid (15 puntos).

Fue una buena salida del Girona que ya en el minuto 2 tuvo una clara ocasión de gol en un remate de cabeza de Bernardo que Ter Stegen atajó bajo los palos. El Barça dominó en el primer tercio de la primera parte, pero sin agobiar la meta rival, hasta que en el 12 Messi volvió a trazar una jugada marca de a casa, en la que fue de derecha a izquierda dejando hasta tres jugadores en el suelo y en su sutil disparo, Bono puso los dedos para desviar lo suficiente el balón.

Siete minuto después, en plena ebullición de cánticos reivindicativos en el graderío, el chileno Arturo Vidal se sacó un pase preciso dentro del área que Messi resolvió con un fuerte disparo al fondo de la portería (1-0). El Barça pudo aumentar la ventaja en una nueva intervención de Messi, quien asistió a Luis Suárez, éste se revolvió, pero se precipitó en su disparo ante la meta de Bono.

El Girona se desperezó del dominio local y Portu casi a la media hora recibió en profundidad, llegó a regatear a Ter Stegen y su disparo cruzado y preciso fue abortado por Piqué casi en la línea de gol. A diez minutos del final del primer acto, el VAR entró en acción, después de que Pere Pons chocase rodilla con rodilla con Lenglet en una acción ofensiva del Girona. El colegiado consultó el monitor y concluyó que el francés había levantado el codo y le había dado en la cara al atacante gerundense, lo que le costó la roja.

El Barça aguantó hasta la segunda parte para reformular el eje defensivo con Umtiti, y en el 44', una falta de contundencia de Piqué en un balón alto, al que se anticipó Stuani, controló el cuero y batió a Ter Stegen (1-1).

En el segundo acto, Ernesto Valverde apostó por Umtiti y el sustituido fue Dembele, muy poco acertado en el primer tiempo. La ausencia de un atacante en los azulgrana llevó al Girona a defender con nueve en cada ofensiva local, anulando casi todos los espacios. Después de que Luis Suárez malograse una clarísima ocasión de gol, en el 51' Piqué volvió a estar lento en una acción y para corregirla se echó al suelo para sacar el balón a Portu, sobre el que cometió un claro penalti, pero el jugador continuó la acción, con un disparo fuerte que repelió Ter Stegen, y fue a parar a Stuani, quien marcó un gran gol (1-2).

Valverde rectificó desde el banquillo, con la entrada de Rakitic y Coutinho, y en otro lado los de Eusebio se echaron atrás, a pesar de que el técnico los empujaba hacia adelante, y buscar la contra.

En la primera acción con el equipo titular del Barça sobre el césped, Messi tiró una falta directa que acabó repelida por el travesaño. Dos minutos después, en otra falta directa de Messi, Bono envió a córner el balón. Tras el lanzamiento, Piqué acabó sacándose un remate de cabeza cruzado y empató el partido (2-2).

El Barcelona tuvo el gol de la victoria otra vez en un córner en que Piqué cedió de cabeza a Umtiti, pero un defensa se interpuso cuando iba a disparar con la zurda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios