Copa del rey

El Atlético se adelanta ante el Real Madrid por un puesto en cuartos (2-0)

  • Dos goles de Raúl García y Giménez en la segunda parte, el primero de penalti, bastan a los rojiblancos para poner un pie en la siguiente ronda.

El Atlético de Madrid dio un paso de gigante hacia los cuartos de final de la Copa del Rey al vencer por 2-0 al Real Madrid, que volvió a demostrar que no tiene un plan claro para intentar dañar al equipo de Diego Simeone. Raúl García marcó el 1-0 de penal en el 57' y el defensor uruguayo José María Giménez dejó al vigente campeón contra las cuerdas en el minuto 76' con un tanto de cabeza, otro gol a balón parado del Atlético.

El conjunto rojiblanco fue más inteligente que su rival, muy incómodo durante la mayor parte del duelo. El Real Madrid no supo encontrar respuestas ante un rival que sabe muy bien cómo desactivar a los blancos y ahora depende de una gran remontada para dar la próxima semana la vuelta a la eliminatoria de octavos. Los dos equipos sorprendieron con sus alineaciones. Más en el caso del Atlético, con un once inicial con más reservas que titulares. Por su parte, el Real Madrid guardó a Cristiano Ronaldo en el banquillo y a cambio entró Sami Khedira para reforzar la medular.

El equipo blanco comenzó acaparando la posesión del balón ante un Atlético muy replegado. Y pudo adelantarse muy pronto con un cabezazo de Sergio Ramos al que respondió el arquero esloveno Jan Oblak con una excelente intervención. El Atlético de Madrid sólo equilibró el duelo cuando elevó su línea de presión y empezó a recuperar balones en la medular. En esa zona intensificó el acoso, si hacía falta con patadas, y el Real Madrid comenzó a tener problemas para sacar jugada la pelota, como era su intención inicial.

La referencia ofensiva fue Fernando Torres, a quien se le notó muy fuera de forma. En cambio, al francés Antoine Griezmann se le vio más activo y suya fue la primera oportunidad local, con un disparo junto al palo que sacó Keylor Navas. El Real Madrid sólo volvió a recuperar el mando del encuentro cuando Isco se desplazó a la banda derecha y James Rodríguez bajó a pedir balones. Entonces el equipo blanco tomó aire y se pareció más al de los primeros minutos, aunque sin crear ocasiones de peligro. Sin goles ni demasiadas ocasiones se marchó una primera mitad poco estimulante.

La segunda parte se jugó como quiso el Atlético de Madrid. Sucedieron pocas cosas y lo único que ocurrió positivo fue a favor del conjunto rojiblanco, un equipo capaz de hacer goles con muy poco. El equipo local se adelantó a los 57 minutos con un penalti absurdo cometido por Sergio Ramos, que tiró al suelo a Raúl García. El centrocampista rojiblanco marcó con un disparo ajustado ante el costarricense Keylor Navas.

El Real Madrid entró progresivamente en desquicie y el Atlético de Madrid sentenció el duelo a 76 minutos. Marcó en un saque de esquina, una de sus especialidades, y el Real Madrid recibió el tanto en una de las jugadas que más le hacen sufrir. El autor del gol fue el central Giménez, de cabeza. Ahí se fue un clásico en el que el Atlético de Madrid volvió a ser más inteligente que su rival, que sufre una enormidad ante su gran enemigo de la ciudad. Los blancos jugaron esta temporada cuatro partidos ante los rojiblancos con un pésimo balance: tres derrotas y un empate. El Atlético no le ganaba tres partidos seguidos al Real Madrid desde 1951.

En tres días, el equipo de Carlo Ancelotti sufrió dos derrotas, contando la del domingo ante el Valencia en la Liga española, y la de este miércoles le acerca a la eliminación de la Copa del Rey. La próxima semana se decidirá el pase en el Santiago Bernabéu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios