Deportes

Asián: "Uno de los puñetazos me impacta en la nariz y me deja K.O."

  • El entrenador del Ceuta explica que primero le pegaron desde la grada, luego Juanmi Becerra por la espalda y "es cuando me viene todo el chorro de puñetazos en la cabeza"

José Antonio Asián, entrenador del Ceuta, relató las agresiones sufridas el pasado domingo en El Palmar al final del Sanluqueño-Ceuta en la tertulia El Mirador de deportesalminuto.es, calificando los incidentes como "un suceso superdesagradable y esta vez me ha tocado a mí como le podía tocar a cualquier otro componente tanto de los banquillos como jugadores o componentes del estamento arbitral, me ha tocado a mí y hay que llevarlo como buenamente se pueda".

Tras recordar "lo que se jugaban" ambos equipos, el coriano apunta que "yo estoy defendiendo a un club en el que hay bastantes jugadores musulmanes y en el que en un momento determinado hay que tener un especial tacto por como está la situación".

Asián explica las agresiones: "El vestuario del Sanluqueño está en bajo, y cuando metimos al último, después de tanto insulto, lo único que yo dije al final es que ya está bien, que habéis ganado, qué queréis más, y entonces a raíz de eso me dan el primer puñetazo. Yo me doy la vuelta y empiezo a protegerme, porque se habían congregado 25 o 30 personas, ellos en alto y yo en bajo, con un metro y pico de diferencia. En este caso tú protegiéndote, dando manotazos para que no te diesen, y en este tumulto de estacazos, de agresión, cuando yo ya intento zafarme para meterme en el vestuario, que estaba a un par de metros, viene -y eso ya me lo comentan después- el jugador número 6 del Sanluqueño (Juanmi Becerra) y me agrede por la espalda con la mala fortuna no ya solo que la agresión me ha producido un pequeño esguince cervical, el problema es que al yo girar después del porrazo, cuando giro y me pongo totalmente al descubierto, los que están arriba y se amparan en la masa, es cuando me viene todo el chorro de puñetazos en la cabeza por la diferencia de altura que había, me pilla totalmente de lleno".

Añade el técnico caballa que "una de las hostias, nunca mejor dicho, me impacta directamente en la nariz, que es la que me deja K.O., y la que me hace caerme de espaldas y llega un momento que noto que las piernas me fallan y a partir de ahí llega un momento que no recuerdo nada. Lo que sí frena un poco el tema es la sangre, al ser el chandal nuestro blanco, al ser tan aparatoso, y ver que podía tener yo algo más grave pues ya se aparca un poquito; ya viene la policía y a partir de ahí no sé más cosas. Tengo fisura en la nariz y también un esguince cervical".

Asián no quiere entrar en cruce de versiones pero sí lamenta el comportamiento del árbitro: "La versión que estoy dando es la que hay, tendrán que defenderse pero sí tengo una cosa muy clara: el árbitro, en contra de lo que le exige uno de los apartados que no cumplió, se metió en el vestuario antes que los jugadores, por lo tanto él no ve nada. Estoy dolido porque cuando le comunican que ha habido una agresión no tiene ni la dignidad de ponerlo en el acta porque sabe que se perjudica al haber abandonado el terreno antes de tiempo, pero eso no va a ser óbice para que le caiga una sanción porque hay un informador que sí va a corroborar lo que estoy diciendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios