Fútbol | Segunda División B

Análisis de los conjuntos de la provincia

  • Los equipos gaditanos están en el papel previsible para cada uno recién alcanzado el último tercio de Liga.

  • Todos, salvo el Cádiz B, han cambiado de entrenador con la competición ya iniciada.

En la jornada 28ª se produjo el parón obligado en el fútbol español como consecuencia del coronavirus que afecta a nivel mundial. Un frenazo forzoso para competir y entrenar que permite analizar el estado de los equipos de esta provincia en este punto de la temporada, ya inmersos en el último tercio de la competición regular. Este reportaje se centra en los conjuntos de la provincia gaditana que militan en el grupo IV de Segunda División B. Son los casos del San Fernando CD, Cádiz B, Atlético Sanluqueño, Balona y Algeciras, que se encuentran dentro de lo previsible en sus objetivos aunque los que están pasando más apuros en la zona baja desearan un guión mejor.

San Fernando: Dentro del proyecto ambicioso

El pasado verano aterrizó en La Isla un ambicioso plan para el San Fernando CD con la entrada de un inversor extranjero que puso en la mesa un dinero que permitió elevar el presupuesto. Esa apuesta dio paso a una plantilla ambiciosa y confeccionada para codearse con los mejores. La verdad es que los azulinos lo están logrando, si bien su clasificación no es mejor debido al bache que dio paso al adiós a Tito García Sanjuán. Esas jornadas de resultados adversos siguen pesando en el equipo.

A tres puntos de la zona de play-off, el San Fernando permaneció bastantes jornadas entre los cuatro primeros, es el máximo goleador del grupo IV y el cuarto que menos tantos recibe. Aunque las aspiraciones eran andar ubicado a esta altura todavía más arriba en la tabla clasificatoria, el conjunto isleño se encuentra en el grupo de cabeza con el deseo de firmar un exquisito tercio final de Liga que le permita pelear el ascenso a Segunda División A con los aspirantes de los otros grupos.

La aportación de futbolistas como Rubén Gálvez, Gabi Ramos, Hugo Rodríguez y Omar Perdomo, entre otros, y los goles de Francis Ferrón prometen buenas sensaciones en las diez jornadas que aún se deben disputar.

Cádiz B: Lo normal en un filial que debuta

Al conjunto amarillo no le está ocurriendo nada raro en su estreno en Segunda B. Lleva todo el curso con una distancia bastante cómoda sobre el descenso a pesar de estar llamado a sufrir desde el primer momento. Ha ido de más a menos, acentuada esta tendencia con la marcha de 'vacas sagradas' en el mercado de invierno, cumpliéndose una línea de trabajo de la entidad que no todos comparten. El adiós a canteranos como Iván Robles, Jordi Tur, Javi Navarro o Seth Vega han reducido la capacidad de un filial todavía con clase y que sabe competir pese a su juventud. Capaz de lo mejor y de lo peor, el Cádiz B está en la línea de lo que se podía esperar e incluso un par de peldaños por encima.

Juanma Pavón está sacando rédito de su plantilla, en la que jugadores que 'navegaban' en el ostracismo en la primera vuelta están asumiendo ahora un papel protagonista para seguir tirando del carro de la formación de un equipo cuyo objetivo es la permanencia. Sergi Fernández e Idrissa Thiam son los ejemplos que mejor representan esta nueva apuesta.

El Cádiz B acaba de pasar su particular 'Tourmalet' en la competición y la victoria sobre el Talavera de la Reina antes del parón (1-0) fue el inicio de una serie de encuentros contra rivales directos como Villarrobledo, UCAM Murcia, Mérida, Don Benito, Atlético Sanluqueño..., contra los que debe cerrar de forma favorable la campaña en forma de continuidad en Segunda B.

Sanluqueño: Parecía un año para no sufrir

El Atlético Sanluqueño es uno de esos candidatos a pelear dentro de la zona baja, lo que quiere decir que su actual 15ª posición no es algo fuera de lo esperado. Sin embargo, después de una primera vuelta prometedora que situó a los verdiblancos en el octavo puesto, la sensación era distinta y se daba por hecho que la permanencia estaba bien encarrilada para ratificarla con suficiente antelación. Pero la suma sólo de dos puntos de los últimos 24, con seis derrotas consecutivas, encendieron las alarmas y acabó por costarle el puesto al ex cadista Abel Gómez. Ahora mismo el Atlético Sanluqueño está un punto por encima del descenso, por lo que su margen de error es mínimo.

Se trata de un escenario esperado para el modesto club de Sanlúcar de Barrameda cuando empezó la temporada. Es un proyecto para tratar de atar la permanencia, con la dificultad que ella conlleva por tener que buscarla con un presupuesto marcado por las limitaciones.

Balona: Reacción a tiempo para soñar

El equipo linense, un clásico ya en el grupo IV de Segunda B, tuvo su particular bache entre las jornadas quinta y 17ª, en las que sumó sólo dos triunfos. Una dinámica que acabó por pasar factura a Jordi Roger, que no pudo seguir al decidir el club el fin de su etapa. La entrada a escena de su relevo, Antonio Calderón, calmó las aguas en La Línea y el conjunto blanquinegro ha vuelto poco a poco a esa zona de la clasificación en la que se normaliza su presencia.

Ahora mismo es séptimo, a dos victorias del cuarto, y en la pomada para obtener una plaza en la próxima edición de la Copa del Rey. La Balona se ajusta a lo que se espera de ella; un año lejos de cualquier peligro y pendiente de que el nivel del grupo permita coquetear con disputar una fase de ascenso que le debe un salto de categoría al histórico conjunto linense.

Algeciras: Se sabía que tocaría pasarlo mal

Lo que está sucediendo en el Nuevo Mirador hasta el parón de la Liga por la pandemia no es nada extraño. Un recién ascendido, que dio la campanada el curso pasado en Tercera, que estaba llamado a vivir en el 'fango de bronce' como así está sucediendo. A Emilio Fajardo le costó el cargo la crisis deportiva y la falta de buenos resultados, poniendo la entidad el equipo en manos de Salva Ballesta.

Los albirrojos ocupan la plaza de promoción de permanencia que ya en los últimos años le condenó a perder la categoría, pero la victoria en Córdoba (0-1) y el empate ante el San Fernando ha abierto un horizonte esperanzador. Además, el calendario corre a favor de los algeciristas porque tienen en su mano la salvación al cruzarse en el camino, en las diez jornadas que faltan, con muchos enemigos de su 'misma liga'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios