automovilismo lGran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1

Alonso, optimista y pesimista a la vez

Fernando Alonso aparecerá este fin de semana en el circuito de Silverstone con un Ferrari mejorado en aerodinámica para combatir a los intratables Red Bull, vehículos sobre los que existe la gran duda de si la última norma de limitar la eficacia del difusor soplado les restará competitividad.

De hecho, el Gran Premio de Gran Bretaña se presenta casi en el ecuador del mundial con un gran interés, después de que la FIA prohibiera el sistema del difusor soplado, al cual se atribuye una gran parte del éxito que está teniendo Red Bull.

Este sistema que permite al vehículo altas prestaciones aerodinámicas, y por lo tanto de agarre incluso cuando el piloto no acelera el coche para realizar mejores pasos por vuelta, pasa a mejor vida desde la carrera de Silverstone. Esta situación podría abrir un nuevo panorama en lo alto de la clasificación, ya que en el paddock se considera que habrá equipos muy perjudicados y otros beneficiados.

"Nosotros estamos relativamente optimistas en cuanto a que nos puede venir bien o a que podemos compensar la pérdida de aerodinámica con la prohibición de los gases sobre el difusor, con otros cambios en las suspensiones del coche, pero al mismo tiempo, esta carrera es de las que sabemos que vamos a sufrir por las características del circuito", afirmó Fernando Alonso.

Desde Red Bull se ha llegado a cuantificar una perdida de cinco décimas por vuelta, aunque esta pose de abatimiento no cuenta con mucho predicamento en el circo de la Fórmula 1, en el que la escudería austríaca cuenta con verdaderos genios a la hora de extraer el máximo de la normativa en beneficio de sus coches.

Sea cual sea el resultado final, los pronósticos más alentadores para que el mundial recobre cierto interés hablan de que los Red Bull serán un poco más lentos y no sólo quedará limitada su superioridad en la carrera, sino en la clasificación para la parrilla, donde sus cronos han llegado a ser insultantes.

Pero todas las sospechas que se han ventilado estas últimas semanas acerca de la igualdad que se podría propiciar están sólo reflejadas en el papel, ya que ningún equipo ha sacado aún su monoplaza del garaje de Silverstone, y queda por verificar si es eficaz esta limitación con los monoplazas de Red Bull y si algún rival podrá aprovechar esta debilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios