Deportes

Aguilar logra un quinto puesto con sabor a gloria en el maratón

  • Bychkov hace tres nulos, Cienfuegos es apeado, Kevin y Marco sufren y a Rodríguez le falta un pelo

Alessandra Aguilar consiguió ayer el mejor resultado de una atleta española en un Mundial de maratón al terminar quinta con un tiempo de 2h:32.38, por delante de todo el equipo etíope en una carrera en la que la keniana Edna Kiplagat se convirtió en la primera mujer que revalida el título.

La lucense salió conservadora, como había anticipado la víspera de la prueba, pero se soltó en el kilómetro 25, cuando iba undécima, y fue ganando posiciones hasta acabar a sólo dos del podio.

"He sabido leer bien la carrera. He recogido el fruto que llevo tantos años sembrando", declaró, emocionada, aun cuando confesó que en el kilómetro 39 llegó a pensar que no llegaba. "El sol me iba haciendo mella, no había ni una sombra en el circuito". Aguilar había superado el sexto puesto de Mónica Pont en Goteborg 95 y lo celebró por todo lo alto tras cruzar la meta. "Al entrar en el estadio me he dicho: estos 300 metros son para ti, disfrútalos a tope".

En las series de 800, Kevin López sufrió para acceder a las semifinales. Lo consiguió, pero en la repesca, como su compañero Luis Alberto Marco. Su respectivas marcas (1.46,61 y 1.46,40) les dieron el cuarto puesto en sus series y hoy estarán en las semifinales.

El debut español no pudo ser peor. Igor Bychkov no rebasó con la primera altura que intentaba (5,25) en la calificación de pértiga y abandonó el estadio tan decepcionado como confuso, sin saber qué le pudo pasar pocos días después de haber saltado 5,65. "Creo que Bubka me pegaría dos hostias, que es lo que me hace falta", contestó a la pregunta de qué opinaría de su actuación el plusmarquista mundial, nacido como él en Donetsk (Ucrania).

Bychkov, que en los Mundiales de Daegu 2011 se metió en la final, aunque hizo tres nulos en la primera altura (5,55), venía de saltar 5,65. "He estado bastante cerca de los 5,75, y hoy tenía que haber saltado 5,25 tranquilamente, pero son cosas que pasan".

Diana Martín se clasificó por vez primera para la final mundialista de 3.000 obstáculos. Fue octava con 9.39,22, que le valió una de las cinco plazas de repesca. Para acceder directamente habría tenido que acabar entre las cinco primeras, un reto imposible para ella, que llegaba con la segunda peor marca entre las 15 participantes en la segunda carrera.

Aauri Lorena Bokesa se clasificó para las semifinales gracias al cuarto puesto con una marca de 52,44 segundos. Entró última en la recta de meta pero recuperó tres posiciones justo para ganar la última de acceso automático a la penúltima ronda.

Cerró la actuación española Ángel David Rodríguez, que cayó en primera ronda de 100 metros. Llegó cuarto con 10,23 y sólo pasaban tres. Estuvo a dos centésimas de cazar al qatarí Samuel Francis, que entró acalambrado.

Javier Cienfuegos quedó eliminado en la calificación con un lanzamiento de 70,79 que obtuvo en el primero de sus dos tiros válidos y que sólo le dio el duodécimo puesto del grupo A en martillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios