Mundial de Balonmano de Egipto

Agónico empate para arrancar (29-29)

  • Raúl Entrerríos selló la igualada a siete segundos del final y los 'Hispanos' se quedan ya sin margen de error

Maqueda sufre la dureza de la defensa brasileña en una acción junto a Joan Cañellas. Maqueda sufre la dureza de la defensa brasileña en una acción junto a Joan Cañellas.

Maqueda sufre la dureza de la defensa brasileña en una acción junto a Joan Cañellas. / Khaled Elfiqi / efe

Un gol de Raúl Entrerríos a falta de siete segundos para la conclusión permitió a la selección española arrancar un agónico empate (29-29) ante Brasil, en un encuentro en el que los Hispanos empataron cuando lo tenían todo a favor.

Y es que nadie hubiera podido imaginar el marcador final en el arranque de una segunda mitad en la que los de Jordi Ribera, pese a los numerosos problemas de la primera parte, parecían encaminados a una cómoda victoria, tras situarse con una renta de seis goles (24-18) en el marcador.

Pero toda esa fluidez ofensiva desapareció en un visto y no visto, condenando a España a una sequía goleadora que permitió a Brasil engancharse de nuevo al partido (24-23) a falta de menos de un cuarto de hora para la conclusión. Tiempo en el que España no sólo no acabó de resolver sus problemas ofensivos, sino que además comenzó a flaquear en defensa, donde nunca encontró respuesta a los movimientos del gigantesco pivote brasileño Rogerio Moraes. Una circunstancia que condenó a España a un agónico final de partido, en el que no supieron aprovechar el hombre de más con el que contaron, tras la exclusión de Gustavo Rodrigues a minuto y medio para la conclusión,

Álex Dujshebaev, que había resuelto gracias a acciones individuales los dos últimos ataques del conjunto español, no acertó con su lanzamiento, lo que permitió a Brasil entrar en el último minuto de juego con el marcador empatado (28-28) y la posesión de balón.

Una circunstancia que el conjunto sudamericano no desaprovechó, pese a que Gonzalo Pérez de Vargas, sin lugar a dudas el mejor de los Hispanos, detuvo el lanzamiento de Guilherme Toledo.

Sin embargo, ningún jugador español fue capaz de atrapara el rechace, que cayó en las manos de Rogerio Moraes, que puso el 28-29 a favor de los brasileños a falta de 19 segundos para la conclusión.

Tiempo en el que Raúl Entrerríos asumió la responsabilidad para firmar a falta de siete segundos para la finalización el gol que supuso el 29-29 final.

Le costó arrancar a España en ataque, como demostraron los más de siete minutos que tardó el conjunto español en firmar su primer tanto, gracias a un latigazo de Dani Dujshebaev. Y es que además de las dificultades que encontró la selección española para dotar de fluidez a su juego ofensivo, los de Jordi Ribera se toparon en los primeros minutos con un excepcional Rangel Luan, que detuvo siete de los ocho primeros lanzamientos del conjunto español.

Ni con el 0-4 inicial se descompuso el conjunto español, un equipo que si por algo ha destacado en los últimos años es por su madurez competitiva. Aferrado a las paradas de Pérez de Vargas, que cerró el primer tiempo con nueve paradas, los Hispanos ajustaron su sistema defensivo.

España ya estaba lanzada y liderada por un sensacional Joan Cañellas dio un nuevo estirón en el marcador, que le permitió marcharse al descanso con una renta de tres goles (16-13) en el tanteador. España llegó a contar con una cómoda ventaja de seis goles de renta (22-16), pero cuando todo parecía más a favor de España regresaron los problemas ofensivos, que la condenaron a un empate que la deja sin margen de error en sus dos próximos compromisos ante Polonia y Túnez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios