Cultura en espacios alternativos El cante jondo busca la intimidad en Triana

  • Del 17 de enero al 22 de mayo, el espacio Flamenquería Sevilla acoge un nuevo ciclo por el que pasarán veteranos como Dolores Agujetas, consagrados como Antonio Reyes y jóvenes como Lela Soto

Arriba, el productor Rufo Reverte en la Sala Flamenquería de Triana. Arriba, el productor Rufo Reverte en la Sala Flamenquería de Triana.

Arriba, el productor Rufo Reverte en la Sala Flamenquería de Triana. / Juan Carlos Muñoz

Que si en los festivales siempre están los mismos; que si no se entiende que haya artistas tan grandes a los que no se les puede escuchar por ningún lado; que si tienes que estar pendiente porque no veas cómo lo está haciendo de bien ese chiquillo; que qué pena no poder compartir más a menudo ratitos de cante en distancias cortas… Todos estos comentarios forman parte del runrún que se sucede en lo jondo ante la repetición de nombres y formatos que se produce de forma sistemática en los circuitos flamencos y que Carlos Reverte 'Rufo' no sólo conoce de cerca, sino que comparte.

Por eso, "y porque creo que la queja no es constructiva", el cronista, fotógrafo y productor pone en marcha Íntimos de Triana, un nuevo ciclo que acogerá  Flamenquería Sevilla (Calle Castilla, 94) y en la que ha tratado de reunir "a todos esos artistas que admiro y que me cuesta ver normalmente". Todo en unos recitales dirigidos a grupos reducidos "en los que disfrutar del flamenco como a mí me gusta porque, aunque éste es un arte que puede y debe abarcar todos los formatos posibles, es en las distancias cortas donde se siente de una manera especial", defiende.

Salas de arte y ensayo del espacio trianero. Salas de arte y ensayo del espacio trianero.

Salas de arte y ensayo del espacio trianero. / Juan Carlos Muñoz

Así, del 17 de enero al 22 de mayo, pasarán por este espacio -"un lugar precioso desconocido por muchos sevillanos y cargado de flamencura", explica Rufo- artistas veteranos que son referentes absolutos en este arte, como Dolores Agujetas, Juan Villar o Inés Bacán; artistas consagrados como Antonio Reyes y jóvenes promesas como El Purili, Manuel de la Tomasa o Lela Soto, entre otros.

Un cartel del gusto de la afición más cabal cuyo principal criterio ha sido, según cuenta su director, el de la calidad. "Todos ellos son cantaores distintos y con personalidad que por una cosa o por otra no tienen el sitio que creo que merecen", matiza.

En concreto, el 17 de enero inaugura el programa Dolores Agujetas, una de las máximas representantes del cante flamenco jerezano que llama la atención por su fuerza y su visceralidad. En esta ocasión, la artista estará acompañada del toque rítmico y creativo de Manuel Parrilla, sobrino de Parrilla de Jerez, una de las figuras más importantes de la guitarra flamenca.

A ellos les sigue el día 31 de enero Dieguito de Morón, "sin duda, uno de los platos fuertes del cartel por lo difícil que es verle sobre los escenarios, precisamente por su carácter bohemio", apunta Reverte. Por ello, pese a que el productor reconoce que "nos quedamos con ganas de ampliar la oferta de guitarra solista", presume de poder contar con esta "leyenda viva del toque y una de las sonantas con más duende", sobrino del legendario tocaor Diego el del Gastor y el más fiel seguidor de la escuela de su tío.

Ya en febrero estará el día 7 la cantaora Inés Bacán, acompañada de Antonio Moya a la guitarra. La lebrijana, a la que se le pudo disfrutar por última vez en Sevilla en el recital que ofreció en la Iglesia de San Luis de los Franceses durante la pasada Bienal de Sevilla, es una de las voces más cálidas y cercanas de lo jondo, reclamada en sus propuestas por artistas como Israel Galván. Y el día 21 el ciclo pone de nuevo la mirada en la gitanería y el eco jerezano con Luis Moneo, hermano del añorado Juan Moneo El Torta, que acude junto a su hijo Juan Manuel Moneo, en el toque.

El mes de marzo lo abren el día 6 tres de los jóvenes que más esperanzas suscitan entre los aficionados. Se trata de los cantaores Juanfra Carrasco -ganador en 2018 del LVII Concurso Nacional de Cante Jondo Antonio Mairena en categoría juvenil- e Ismael de la Rosa El Bola, perteneciente a la saga de los Fernández y con una enorme proyección; y del malagueño Rubén Lara, guitarrista habitual de Israel Fernández. Por su parte, el día 20 actuarán Antonio Reyes y Diego del Morao, dos de los nombres más consagrados del flamenco actual, reclamados en todos los circuitos y que juntos han logrado ofrecer un sonido completamente renovado.

La presencia jerezana seguirá el 3 de abril con el cante corto y directo de Luis el Zambo, descendiente de una de las principales dinastías cantaoras de su tierra, y el soniquete de Miguel Salado, un guitarrista de gran solvencia en el acompañamiento. Y el 8 de mayo con la voz poderosa y melódica de la joven Lela Soto, una de las triunfadoras de la pasada edición de las Noches del Alcázar, que acude esta vez con la guitarra inspiradora del lebrijano Rycardo Moreno.

Otros de los cantaores jóvenes que más pasión levantan en la actualidad por la soltura, el conocimiento y el respeto con el que afrontan el cante son Alonso Núñez El Purili y Manuel de la Tomasa, quien recientemente actuó como artista invitado en el último espectáculo de Miguel Poveda en la ciudad. A ellos se les podrá escuchar el 17 de abril junto a El Perla, un guitarrista cargado de compás, acompañante de Remedios Amaya, Farruca o Juana la del Pipa.

Por último, el 22 de mayo cerrará el cartel uno de los cantaores considerados maestros del cante de Cádiz y "no siempre reconocido como merece", como es Juan Villar, protagonista y testigo vivo de una época gloriosa, que acudirá con Manuel Jero.

No obstante, si se cumplen las expectativas, la intención del director es que el ciclo -que esta vez va dedicado a la Niña de los Peines por el 50 aniversario de su fallecimiento- continúe en una segunda temporada por un lado para dar cabida "a todos esos otros nombres que se me han quedado fuera esta vez" y por otro para que el público sevillano cuente con una "oferta jonda permanente más amplia y rica".

En este sentido, Íntimos de Triana viene a cubrir un hueco existente en la ciudad que va en la línea de iniciativas como las que realiza el Círculo Flamenco de Madrid, de cuya junta directiva también forma parte Reverte, o la del Sala García Lorca. Es decir, recitales en pequeño formato, dirigidos a no más de 100 personas, que se llevan a cabo sin microfonía y que busca ofrecer la faceta más natural y cercana del cante y del toque.

Las entradas para estos espectáculos se pueden adquirir a través de los distintos canales que ofrece Flamenquería (www.flamenqueria.es) y en la plataforma yovoytickets.com, y oscilan entre los 15 y los 18 euros en función del recital. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios