Costa Noroeste

La ilusión rociera vuelve a Bajo de Guía

  • Este miércoles han cruzado el Guadalquivir por Sanlúcar las tres hermandades más numerosas de la provincia. Abrió la jornada la anfitriona del embarque, seguida de El Puerto y Jerez.

Embarque de la Hermandad de Sanlúcar / Miguel Ángel González

Los devotos sanluqueños de la Virgen del Rocío han recuperado este miércoles de embarque la costumbre de despertarse bien temprano con ilusión para iniciar su camino hacia la aldea almonteña después del paréntesis en blanco impuesto por la pandemia desde 2020.

A las siete de la mañana ya estaba prevista en la playa de Bajo de Guía la llegada de los primeros romeros para cruzar el río Guadalquivir en las barcazas que efectúan el trayecto hasta la orilla de Doñana, conocida popularmente en Sanlúcar como “la otra banda”.

Mientras, en la céntrica calle San Jorge, donde radica la iglesia rociera de la ciudad, se ultimaban los preparativos para la celebración de la tradicional misa de romeros, que comenzó a las ocho de la mañana. Fue un concurridísimo evento religioso que estuvo presidido por el obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez, José Rico Pavés, en presencia del vicepresidente de la Junta de Andalucía, el sanluqueño Juan Marín; la presidenta de la Diputación Provincial, la también sanluqueña Irene García; el alcalde de Sanlúcar, Víctor Mora; y la delegada del Gobierno andaluz en Cádiz, Mercedes Colombo, entre otras autoridades.

Efectivamente, numerosos devotos asistieron a esta misa que abrió el camino rociero de Sanlúcar en un día marcado por la “alegría”, como destacó el obispo en la ceremonia. A su término, el hermano mayor del Rocío de Sanlúcar, Rafael Gálvez, que afronta su primera peregrinación con esta responsabilidad porque fue elegido en diciembre de 2019 y poco después estalló la crisis sanitaria del Covid, se dirigió a los presentes con “la alegría, la ilusión y el nerviosismo” propio de esta jornada tan señalada en el calendario rociero de la ciudad.

En clave pregonera, Gálvez manifestó que “ahí está Sanlúcar, colorista, bulliciosa y alegre en el centro de una nueva primavera que florece en tantas y tantas gargantas de donde salen plegarias, oraciones, requiebros y alabanzas que no son más que flores, cariño y la ternura de unos besos que cruzan el Guadalquivir y se postrarán a los pies de la Señora anunciándole que el corazón de Sanlúcar, del alma, se ha puesto en marcha”.

En una romería en la que, dadas las circunstancias, se ha duplicado el número de solicitudes de peregrinos de Sanlúcar para acompañar a la hermandad en su camino por Doñana hasta El Rocío, numerosos sanluqueños arroparon el paso de la carreta del Simpecado por las calles de la localidad en el recorrido que concluía en Bajo de Guía, donde, en primer lugar, fue recibido en la Capilla de la Virgen del Carmen y, minutos después, pisó la arena de litoral sanluqueño para tomar una de las barcazas de Cristóbal Anillo. Como era de esperar, muchísimos fieles y curiosos también se dieron cita en este emblemático barrio de la ciudad para despedir a los romeros.

El vicepresidente de la Junta, que, como las demás autoridades, acompañó a la hermandad sanluqueña hasta Bajo de Guía, subrayó que era “un día de muchas emociones”. En su balance hasta entonces, Marín apuntó que el Plan Romero estaba funcionando “a la perfección" y "sin incidencias graves". Agradeció el trabajo de todos los efectivos de seguridad y emergencias que “cuidan de miles y miles de romeros" y que "hacen posible" que realicen su camino "en condiciones de seguridad".

Por su parte, la presidenta de la Diputación, que también deseó un “buen camino” a todos los rocieros gaditanos, celebró que “las calles de Sanlúcar están a rebosar para despedir a la Hermandad del Rocío de Sanlúcar”.

El alcalde anfitrión del embarque destacó que “Sanlúcar vive una de sus mañanas más brillantes”. Mora recordó que “son muchas las familias sanluqueñas y grupos de amigos que tradicionalmente hacen este camino guiados por la devoción y la tradición”.

“Sanlúcar, ciudad acogedora donde las haya, ha recibido a hermandades de toda la provincia y a peregrinos de toda nuestra geografía como siempre lo sabe hacer”, afirmó el regidor sanluqueño sin olvidar su deseo de “buen camino” a los peregrinos “y especialmente a aquellas personas que van al servicio de los demás, implicadas con su trabajo en que todo discurra favorablemente”.

En pleno embarque de la hermandad de Sanlúcar, el viceconsejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, Antonio Sanz, acompañado por la delegada del Gobierno andaluz en Cádiz; el secretario general de Interior y Espectáculos Públicos, Miguel Briones; y el director general de Emergencias y Protección Civil, Agustín Muñoz, visitó el Puesto de Mando Avanzado del Plan Romero en Bajo de Guía.

Sanz informó que la jornada se estaba desarrollando con “normalidad”, con “incidentes muy leves”. Además de destacar la “profesionalidad” y el “compromiso” de los efectivos que conforman “un dispositivo ejemplar en España y Europa”, se refirió a la especial complejidad de esta romería tras los años de pandemia, dado el incremento de peregrinos y, con ello, de “mayor riesgo”.

La segunda jornada de embarque en Bajo de Guía se completó con otras de las hermandades más numerosas de la provincia: El Puerto y Jerez. De este modo se cerraba el capítulo sanluqueño del camino rociero que abrieron el martes las hermandades de La Línea, Chiclana -con la agrupación parroquial de Guadalcacín-, San Fernando -con la corporación no filial de San Roque-, Ceuta, Chipiona, Arcos, Cádiz, Rota y Puerto Real.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios