Con la Venia

Los incívicos siguen sueltos

  • No hay manera. Machacan cualquier pared como el que hace una gracia. Deben sentirse audaces y modernos y lo que son es unos cerdos maleducados y salvajes. Ojalá les pillen, les pongan una multa a ellos y a sus padres que tan mal los han educado.