cómics

Contra las dictaduras

Viñetas de la obra. Viñetas de la obra.

Viñetas de la obra.

Pocos cómics alcanzan la excelencia del Spirou de André Franquin, obra maestra del tebeo francobelga, que, como los buenos vinos, mejora y mejora con el paso del tiempo. La popular serie ha conocido distintas ediciones, pero ninguna tan espléndida como esta que figura en el catálogo de Dibbuks: en blanco y negro, tapa dura con sobrecubiertas, formato apaisado (a razón de dos tiras por página, lo que aumenta considerablemente el tamaño en que se reproducen) y comentarios a pie de página a cargo del especialista Hugues Dayez. Con estas mismas características, Dibbuks nos había ofrecido previamente el álbum La máscara, fechado en 1954, y le toca el turno ahora a otra maravilla: QRN en Bretzelburg, de 1963.

Tal como explica la nota incluida en la contraportada: "QRN en Bretzelburg es la obra más monumental de Franquin: ¡nada menos que 65 páginas! (…) Franquin, disminuido por problemas de salud, tardaría más de dos años y medio (entre mayo de 1961 y diciembre de 1963) en llevar a término esta aventura de Spirou y Fantasio. Secundado por el guionista Greg en la cumbre de su talento, Franquin entregaría finalmente una formidable tragicomedia sobre los absurdos generados por las dictaduras". Las 65 páginas antes mencionadas excedían la longitud estándar de los álbumes de Dupuis, de modo que se suprimieron 17 tiras, que aquí se recuperan para gozo de los lectores.

Franquin alardea de un excepcional dominio del medio, e incorpora nuevas soluciones cuando le es necesario. En palabras del propio dibujante, citadas por Dayez en sus comentarios: "Nos hemos beneficiado de haber heredado todo un sistema útil, procedente sobre todo del cine y del dibujo animado: Disney, Tex Avery, Laurel y Hardy, Buster Keaton, Harold Lloyd, etc. Es decir, todo un conjunto de chiste y gestos humorísticos con el que hemos engrosado considerablemente nuestro diccionario de eficacia gráfica". Absorbente, inquietante y divertidísima, de enorme densidad visual, QRN en Bretzelburg es tan buena que no debería faltar en ninguna biblioteca que se precie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios