Libre

Su casa era el mundo entero, el que veía pasar ante sus ojos cuando conducía a toda velocidad, con los ensortijados cabellos al viento.