DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Revelando a Mario | Estreno online El productor de una generación

Un autorretrato del productor Mario Pacheco (1950-2010). Un autorretrato del productor Mario Pacheco (1950-2010).

Un autorretrato del productor Mario Pacheco (1950-2010).

Tiene su aquel que este documental sobre la figura (que no tanto la personalidad) de Mario Pacheco, quizás el productor más determinante de la música española de los últimos cuarenta años, haya nacido fruto de uno de esos crowdfunding destinados a sacar adelante proyectos pequeños repletos de tanto entusiasmo como de poco futuro comercial.

Y lo tiene porque el nombre de Pacheco no debería ser ya a estas alturas obstáculo para un reconocimiento oficial de cualquier tipo, habida cuenta de que de su espíritu inquieto, valiente e insobornablemente independiente salieron algunos de esos discos de los años 80 y 90 que algunos atesoramos hoy como lo más preciado de nuestra colección al tiempo en que la Historia los reconoce ya como piezas clave de la apertura del panorama musical nacional hacia los nuevos caminos del pop, la world music y, sobre todo, de ese joven flamenco literalmente inventado por su exquisito oído y sus ganas de fusionar, quitarle la caspa y los prejuicios a la tradición y, de paso, a la crítica musical.

A la luz de este ameno documental (en Movistar +), Pacheco aparece siempre de una manera discreta, un payo de aspecto extranjero que se situó siempre, primero con su melena rubia y su cámara de fotos entre Londres y la isla de Wight, años más tarde en su despacho del sello Nuevos Medios o en los estudios de grabación de algunos discos míticos de Pata Negra, Ketama, el malogrado Ray Heredia, Pepe Habichuela, Enrique Morente, Diego Carrasco, Jorge Pardo, Carles Benavent, Martirio, Vainica Doble, La Mode, Paraíso, Golpes Bajos o Dogo y los Mercenarios, en un segundo plano que cedió siempre el protagonismo a esas nuevas voces a las que no puso nunca cortapisas como dueño del dinero y alentó en su singularidad y en sus desinhibidas hibridaciones.

Con la participación de muchos de sus amigos, artistas, colaboradores y especialistas, con el constante recuerdo a su pareja y socia Cucha Salazar y entre anécdotas más o menos conocidas (de sus míticas fotografías de Hendrix o para La leyenda del tiempo al logo del sello diseñado por Joan Miró), Revelando a Mario recupera material de archivo documental y fotográfico que, en efecto, revela casi desde los márgenes a un visionario sin ataduras que fue siempre dos pasos por delante de una industria más preocupada por la rentabilidad inmediata que por su propio y agonizante futuro. Casi diez años después de su muerte, el catálogo de Nuevos Medios, sus centenares de discos distribuidos (The Smiths, New Order, el sello ECM…) a través de él, el sonido nuevo de algunos de sus fichajes, permanecen en las páginas de oro de la historia de la música popular, y no sólo de la española.