Cine

'Cinelomanismo'

Sexo en Nueva York 2. Comedia, EEUU, 2010, 146 min. Dirección y guión: Michael Patrick King. Fotografía: John Thomas. Intérpretes: Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Kristin Davis, Cynthia Nixon, Chris Noth, David Eigenberg. 

Que nadie se equivoque. Lo que mejor define a las dos Españas de hoy no es el enfrentamiento Zapatero-Rajoy ni los estilos de Guardiola y Mourinho. Las dos Españas de hoy quedan perfectamente retratadas en el duelo entre belenistas (por Belén Esteban) y lomanistas (por Carmen Lomana), o lo que es lo mismo, en la batalla entre la "princesa del pueblo" y esa señora que ha convertido a las ricachonas desahogadas, frívolas y retocadas hasta las cejas en nuevas estrellas mediáticas en plena crisis.

La segunda entrega en largo de Sexo en Nueva York viene a cubrir su cuota de mercado en esta encrucijada entre las aspirantes proletarias a nuevas cenicientas por un día y las espectadoras deseosas de identificaciones de primera mano con sus propios y desvanecidos sueños de glamour y grandeza.

Más allá de esta indecente operación de evasión y maquillaje, la cinta que escribe, dirige y produce Michael Patrick King estira hasta la náusea las señas de identidad que hicieron de la serie de televisión del mismo nombre un fenómeno de masas: lujo empaquetado, feminismo bajo en calorías, puesta al día de las más viejas estrategias hollywoodienses de la guerra de los sexos, canciones de moda y acumulación de tópicos románticos para eternos creyentes en cuentos de hadas.

Sin sentido alguno del ritmo o de la elipsis, las interminables dos horas y media de esta secuela se entregan a una insufrible sucesión de escenas empeñadas en dar lecciones sobre el matrimonio, los celos, el amor, el sexo libre, el buen gusto (sic), el turismo o el choque de culturas (las chicas se van a lucir sus modelitos a un Abu Dabi de risible fantasía oriental) bajo la monótona luz de una sitcom rodada en estudio y con cameos estelares (lo de Liza Minelli es de vergüenza ajena, lo de Penélope, de chiste) que confirman que la franquicia podrá mantenerse a flote a poco que siga tirando de talonario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios