Crítica 'El último desafío'

'Cartoon' de carne y hueso

El último desafío. Thriller-acción, EEUU, 2013, 110 min. Dirección: Kim Ji-woon. Guion: Jeffrey Nachmanoff, Andrew Knauer. Fotografía: Ji-yong Kim. Música: Alan Silvestri. Intérpretes: Arnold Schwarzenegger, Eduardo Noriega, Forest Whitaker, Johnny Knoxville, Luis Guzman, Harry Dean Stanton, Peter Stormare, Zach Gilford.

El surecoreano Kim Ji-woon sigue la estela de otros cineastas asiáticos (John Woo, Ringo Lam, Tsui Hark, etc.) reclamados por Hollywood para dar brío a su producción de género después de una exitosa carrera en sus respectivos cines locales.

Director de un puñado de notables y pirotécnicos ejercicios de estilo al servicio del terror (Dos hermanas), el pastiche neowestern (El bueno, el malo y el raro) o el thriller de venganza más extremo (Encontré al diablo), Ji-woon se pone ahora al servicio del comeback de Schwarzenegger con una nueva demostración de virtuosismo visual y poderío iconoclasta en una suerte de western de acción fronterizo con un aire de dibujo animado de la Warner de carne y hueso. No en vano, se trata de resucitar al gobernator y hacer de su condición de vieja gloria en retirada el principal elemento de identificación entre escenas de acción, persecuciones de coches y tiroteos a toda hemoglobina en un pequeño pueblo fronterizo de Arizona poblado por personajes de tebeo (donde esté Luis Guzmán la fiesta está garantizada) al que pretende llegar para pasar al otro lado un sanguinario narcotraficante interpretado por Eduardo Noriega.

Consciente de la ligereza y el tono paródico de sus materiales, Ji-woon se pone en modo gamberro y celebratorio para demostrarle a Hollywood que, después de haber asimilado todas sus enseñanzas bastardas en horas y horas de videoclub, él también es capaz de devolverles lo aprendido en forma de homenaje y autoconciencia por todo lo alto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios