Sucesos en Chiclana “Los taxistas de Chiclana estamos muy vendidos por las noches”

  • El conductor del taxi agredido se queja de la falta de protección del sector en la ciudad

Luis Izquierdo en la parada de taxis junto al Mercado de Abastos de Chiclana. Luis Izquierdo en la parada de taxis junto al Mercado de Abastos de Chiclana.

Luis Izquierdo en la parada de taxis junto al Mercado de Abastos de Chiclana. / D. C. (Chiclana)

Once de la noche. Luis Izquierdo Sánchez recibe una llamada para realizar un servicio con su taxi en una casa de Chiclana. El cliente, acompañado de otra persona, espera en la puerta, pero dando bandazos y sin apenas poder sostenerse en pie. El cliente, de poco menos de 30 años, entra en el taxi y lo primero que hace es tumbarse en el asiento trasero.

Luis Izquierdo cuenta que ya no pintaba bien la cosa, pero en su trabajo de taxista ya se ha visto con escenas similiares. Él cumple y lo lleva donde se le había indicado; es decir a la zona de Solagitas de Chiclana. Una vez terminado el trayecto, el joven se queja de que no le ha llevado al sitio que él quería. No obstante, paga los nueve euros de la carrera con un billete de diez.

Hasta ahí parecía que todo iba a quedar en nada y Luis le devuelve el euro del cambio. Sin embargo, de repente, el cliente arroja al suelo el euro y reclama el billete porque dice sentirse engañado. La discusión sube de tono y comienzan los insultos por parte del joven hacia el taxista. “Fue entonces cuando por detrás me dio un fuerte puñetazo en la cara causándome heridas en el párpado y pómulo derecho, sobre todo porque llevaba puestas las gafas”, narra Luis. Al final, varias personas que se encontraban en un bar cercano se lo llevaron para que no fuera a más la cosa. A los pocos minutos aparece la Policía Local, pero ya ni rastro del agresor, quien aún no ha sido identificado.

La gente esta pasadísima y los taxistas estamos muy vendidos por la noche. No tenemos apoyo de la administración y no contamos con medidas de seguridad”, se queja Luis ,quien afortunadamente puede contarlo, aunque aún con la amargura en el cuerpo por este desagradable percance.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios