Chiclana

Los sectores económicos auguran unos meses duros para el empleo

  • Hosteleros y comerciantes no descartan el cierre de nuevos negocios y pronostican un descenso de las contrataciones

La cifra de desempleo que ha deparado para la localidad el mes de septiembre, con la cota récord de 10.113 parados, ha sido analizada y valorada con especial preocupación por parte de los sectores económicos de la ciudad, quienes, en el contexto de crisis en el que se encuentra el país y, en especial, un sector tan importante para la ciudad como el de la construcción, auguran un otoño y un invierno muy 'fríos' para el mercado laboral, con escasas contrataciones y posibles cierres de más negocios.

"Es un dato negativo que ya barajábamos desde la asociación de empresarios y que mucho nos tememos que va a tener su continuidad en los próximos meses".

"En estos momentos", manifestó Nicolás Rodríguez, presidente de los empresarios, "nos encontramos a nivel local y nacional en un proceso de cambio de modelo productivo que, lógicamente, tardará en dar sus frutos, pero por el que tenemos muy claro que hay que apostar de un forma decidida".

"Así", añadió, "como se ha comprobado con nuestra visita a Marruecos y otras iniciativas que vamos a poner en marcha, pretendemos abrir nuevos mercados y potenciar el nacimiento de nuevas y más modernas empresas de las que se beneficie la economía local y que, en definitiva, generen nuevos puestos de trabajo". "Esto", añadió, "significa también que tenemos que mimar y potenciar aún más nuestro sector turístico y que, por ejemplo, debemos reordenar la construcción para que, en base a la nueva realidad y exigencias del mercado, complete una readaptación que le permita crear un empleo que, obviamente, no puede ser como el que existía antes".

"No obstante", concluyó, "hablamos de iniciativas que deben dar sus frutos (empleos) a medio y largo plazo".

Para el presidente de los hosteleros, Vittorio Canu, los datos de desempleo de septiembre son "muy malos, quizás peores de lo esperado, algo", añadió, "que nos perjudica de forma muy especial a los hosteleros, ya que padecemos de forma inmediata los recortes y reajustes a los que se ven obligadas las familias que tienen algunos de sus miembros en el paro".

Para Canu, "aunque es cierto que en septiembre en los hoteles se ha podido registrar una buena presencia de turistas, no lo es menos que esto no ha tenido su reflejo en bares y restaurantes, lo que ha motivado el cierre adelantado de algunos negocios de la costa y, como es obvio, la no contratación de personal".

Una situación que, a juicio del máximo representante del sector, "creemos que se va recrudecer en los próximos meses, ya que al reducirse el número de potenciales clientes muchos hosteleros se van a ver obligados a cerrar de forma parcial o total sus establecimientos para no endeudarse más allá de sus posibilidades por los gastos que comporta la apertura de todo negocio y por los costes que conlleva lógicamente la contratación de empleados, algo que, desgraciadamente, va a sumar en favor del desempleo".

Ante este panorama poco esperanzador, Vittorio Canu defiende que, "partiendo de la realidad en la que nos movemos, entre todos, administración y sector, debemos apostar por nuevos productos turísticos que potencien la visita y el movimiento de turistas a nuestra ciudad, algo en lo que se deberían realizar mayores esfuerzos conocida la potencialidad de Chiclana".

"En definitiva", concluyó, "generar el marco propicio para que exista un movimiento de turistas que vaya en favor de la economía y del empleo, que es los que todos queremos que ocurra".

El análisis y las previsiones que en materia de empleo realiza el representante de la Asociación de Comerciantes (Adeco) son coincidentes con la de los hosteleros, ya que a juicio de su máximo representante, Fernando Sotomayor, "las cifras de paro de septiembre pueden propiciar un nuevo descenso de las ventas de un sector que, a diferencia del de la alimentación, siempre acusa los recortes de gastos de las familias".

"La situación", resaltó, "es complicada como se observa en la calle, con un sinfín de comercios en liquidación y otros que, cuando menos, acuden al recorte de personal o, lo que es más grave, a plantearse el cierre por la práctica ausencia de ventas".

"De este modo", prosiguió, "es complicado pensar en que a corto plazo el sector pueda tirar del empleo con fuerza, algo que, por otra parte, va a depender de la capacidad que tenga el país para articular las medidas generadoras de trabajo que, por extensión, nos permitan a los comerciantes realizar mayores ventas e incrementar el número de empleados".

"No obstante, debemos encarar la situación con la exigencia y la esperanza de encontrar nuevas fórmulas que potencien los distintos sectores, más aún", concluyó, "en una ciudad que ha sufrido como pocas el derrumbe de la construcción, algo que ha tirado, en sentido negativo, de todos nosotros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios