Chiclana

La ciudad ralentiza su crecimiento de población de los últimos años Vuelta atrás en la autoría del segundo derribo

  • En los últimos doce meses el censo municipal ha registrado 693 habitantes más, para situarse en 77.804, un incremento inferior al que se registró entre mayo de 2007 y 2008, cuando se contabilizaron 2.110 altas La familia de la propietaria de la vivienda ilegal de Pago Melilla decide ejecutar la demolición

La crisis parece que también podría estar afectando al ritmo de crecimiento de población que la ciudad ha experimentando a lo largo de las últimas décadas y que le ha llevado a cumplir con uno de los requisitos necesarios para ser considerada una 'gran ciudad', contar con más de 75.000 habitantes censados.

De este modo, la localidad, acostumbrada a registrar, casi de forma anual, crecimientos de población por encima de los 2.000 habitantes, tan sólo ha registrado un incremento en su censo de 693 personas durante los últimos doce meses, un aumento que, no obstante, le sirve para seguir creciendo y contabilizar en el primer trimestre de 2009 un total de 77.804 habitantes.

Esta cifra, que la coloca a un paso de los 80.000 habitantes, cifra que ha 'inspirado' la capacidad de atención de muchas de las infraestructuras básicas programadas en los últimos años, supone un destacado descenso respecto al aumento de población que se registró entre mayo de 2007 y de 2008, cuando la población se incrementó en 2.110 personas, pasando de 75.101 a 77.111 habitantes.

De este modo, no cabe la menor duda de que, además de la lógica desaceleración que era previsible que algún día se pudiera dar después de un dilatado ciclo de crecimiento, la actual situación económica y el desplome del sector de la construcción, atractivo durante décadas para los trabajadores de la construcción de la provincia y de otros puntos de la geografía, han podido favorecer un descenso en el incremento de habitantes de la que ha sido una de las grandes localidades receptoras de personas.

Por lo que al reparto de la población actual se refiere, cabe apuntar que de los 77.804 habitantes registrados en el censo 38.448 son mujeres y 39.356 hombres.

En cuanto al origen o nacionalidad de los habitantes, apuntar que 74.072 son españoles (37.523 hombres y 36.549 mujeres) y 3.732 extranjeros (1.833 hombres y 1.899 mujeres), cuyo número, desde mayo del pasado año, ha aumentado en 193 personas.

Una población, la chiclanera, que, en su conjunto, es bastante joven, concentrando su mayor número de habitantes en las franjas de edad que van desde los 18 a los 35 años y desde los 36 a los 64.

Concretamente, el número de habitantes con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años se eleva a 22.335, de los que 11.286 son hombres y 11.049 mujeres.

Asimismo, actualmente hay censadas 29.958 personas con edades comprendidas entre los 36 y los 64 años (15.352 hombres y 14.606 mujeres), mientras que el número de habitantes de entre 0 y 17 años se sitúa en 17.594 (9.021 y 8.573).

Cierra esta pirámide de población los 7.917 habitantes cuya edad oscila entre los 65 y los 120 años (3.697 y 4.220).

No obstante, cabe apuntar que, pese a que el censo actual es de 77.804 habitantes, la ciudad cuenta con una población sensiblemente superior a la que registra la estadística municipal, ya que no son pocos los ciudadanos de otras localidades que, pese a residir en Chiclana, mantienen su empadronamiento en su ciudad de origen. Número de habitantes que llega casi a triplicarse durante los meses de la temporada de verano, con un importante incremento en la zona de la costa.

Apuntar, por último, que en los primeros tres meses del presente año se han registrado un total de 68 nacimientos y 23 defunciones.

Pese a que la semana pasada la Gerencia Municipal de Urbanismo informó de que se haría cargo del derribo de la vivienda ilegal que se ubica en Pago Melilla al no contemplar dicha posibilidad la familia de la propietaria, finalmente será ésta la que proceda a ejecutar dicha orden judicial.

Y es que el Ayuntamiento, que se encontraba a la espera de la aprobación del proyecto de demolición para ejecutarlo en las próximas semanas, ha recibido una providencia judicial en la que se le comunica que el derribo de la vivienda va a ser llevado a cabo por los familiares de la propietaria de la misma, una mujer de nacionalidad alemana ya fallecida.

A partir de este momento, los afectados cuentan con un plazo de seis meses para abordar dicha demolición.

Esta vivienda, con una superficie construida de 120 metros cuadrados y emplazada en un solar con una superficie de 1.500, es la segunda que va a ser demolida por mandato judicial en el término municipal, toda vez que hace unos meses ya fue derribada otra en la zona de El Marquesado, concretamente en la Majada de los Chivos.

Al igual que le sucediera a esta primera vivienda ilegal, el inmueble objeto de este nuevo derribo fue expedientado hace unos años, concretamente en 2003, cuando fue denunciado por parte de los técnicos municipales durante el proceso de cimentación.

No obstante, la propietaria no atendió a las indicaciones municipales, con lo que siguió ejecutando la construcción de su vivienda hasta culminarla.

Recordar que la misma se encuentra en una zona con la calificación de suelo no urbanizable protegido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios