Chiclana

La propietaria de un videoclub denuncia una agresión por parte de un cliente

  • Asegura que el sujeto, molesto por una notificación para que devolviera una película, causó destrozos en el local que regenta

La propietaria del videoclub Matrix, situado en uno de los locales comerciales de la antigua carretera de La Barrosa en la zona de Los Gallos, ha denunciado recientemente una agresión sufrida en el local comercial que regenta, un hecho que, según asegura, tuvo como protagonista a un cliente del videoclub.

Los hechos sucedieron hace unos días, cuando, según denuncia Emilia López, propietaria del citado comercio, un cliente del videoclub se personó en el mismo molesto por haber recibido una notificación legal instándole a que devolviera una película con la que llevaba más tiempo del permitido, comunicándole en el escrito los derechos y condiciones del videoclub ante tales apropiaciones indebidas.

El sujeto, según siempre el relato de la dueña del local, "se mostró muy agresivo, lanzando todo lo que había encima del mostrador" e incluso agrediendo a la propietaria, asegura. Ante tales hechos, la denunciante llamó a la Guardia Civil, que se personó en el lugar de los hechos.

En relación con este suceso, la dueña del citado comercio ha mostrado públicamente sus quejas por las situaciones que en ocasiones tienen que sufrir este tipo de negocios, manifestando a este respecto que en los 15 años que lleva el videoclub abierto al público, son ya más de 35 los casos de este tipo que ha tenido que denunciar, de los que un total de 15 han llegado a juicio por no poder alcanzar un entendimiento con el cliente, hasta el punto de que el comercio se ha visto obligado desde hace años a contratar a un bufete de abogados para tramitar las correspondientes actuaciones en los casos descritos.

Ante tales circunstancias, desde el citado videoclub se quiere dejar constancia de la importancia de que los clientes entiendan las condiciones de los préstamos y se respeten para que dichos comercios puedan desempeñar su actividad de forma factible y no supongan una problema añadido a los ya existentes y que durante los últimos años se han venido agravando, como la piratería o las descargas en internet.

En cualquier caso, los titulares de este comercio aseguran que seguirán prestando un servicio que aún demandan muchos clientes y que trabajarán para evitar este tipo de abusos por parte de quienes no entienden las condiciones de trabajo de estos comercios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios