Urbanismo Pleno extraordinario

La oposición tumba las ordenanzas para la regularización de viviendas

  • PSOE, PSA y Nadine Fernández votan en contra de un documento que tildan de "poco consensuado", "inviable" o "ruina" · Butrón critica la "irresponsabilidad" de la oposición y Ruiz-Sillero califica la negativa de "gran traición a Chiclana"

Conforme al guión previsto, la oposición (PSOE, PSA y Nadine Fernández) tumbó ayer las ordenanzas redactadas y presentadas por el equipo de gobierno tripartito para afrontar el proceso de regularización de viviendas en las Áreas de Gestión Básica (AGB).

Un rechazo que los portavoces de PSOE, José María Román, y PSA, Ángeles Polanco, justificaron por tratarse de un documento "inviable", "ruinoso" y "poco consensuado" y que José Pedro Butrón (IU) y Teresa Ruiz-Sillero (PP) calificaron de "irresponsable" y "gran traición a Chiclana", respectivamente.

La sesión, que estuvo marcada por el agrio y tenso enfrentamiento que mantuvieron Butrón y su ex compañera de gobierno Ángeles Polanco, de la que criticó su "capacidad camaleónica", se inició con la defensa del delegado de Urbanismo de unas ordenanzas que, "desde los mínimos legales, el consenso y el máximo ahorro de costes a los vecinos, responde al compromiso contraído con los chiclaneros para regular un desorden sin parangón en España e, incluso, en Europa". "Un documento", destacó, "transparente y que no está cerrado".

Por su parte, la portavoz del PP, Ruiz-Sillero, resaltó los aciertos de un documento "que, tal y como nos comprometimos con los ciudadanos, contempla medidas para abaratar en un tercio los costos a los vecinos y que sigue huérfano de la aportación de la Junta, la misma que se ha embolsado entre 2005 y 2007 164 millones de euros relativos a los impuestos de transmisiones de patrimonio que se han realizado en Chiclana". Asimismo, la portavoz popular apuntó la necesidad de aprobar las ordenanzas para "permitir el desarrollo de la actividad económica en dicha zonas y ayudar a las empresas chiclaneras que, a buen seguro, van a encontrar una fuente de trabajo y empleo en el desarrollo de las AGB".

Acusada de mentir y traicionar a Chiclana por quienes hasta hace unas semanas eran sus socios de gobierno, insultos que rechazó con indignación, Polanco argumentó su rechazo a las ordenanzas porque "dejan a un lado lo esencial en un proyecto de tal dimensión, la aceptación y respaldo de los vecinos, algo obligado para que se pueda ejecutar con garantías un proceso tan complejo". "Mi postura", aseguró, "no ha variado y al igual que rechacé el proyecto del PSOE en su momento, algo que mantengo, también me opongo a este documento hecho a espalda de los vecinos".

"Inviable", "ruina" y "estafa electoral" fueron algunos de los calificativos que José María Román utilizó para referirse a unas ordenanzas y un Plan Director que "no cuenta con el respaldo ni atiende a la realidad de la calle".

"Tanto el modelo de pagos que se contempla como las fases de desarrollo previstas y las exigencias, inalcanzables y ruinosas que prevé el Plan Director", añadió, "justifican nuestro rechazo a una propuesta que encarece y endurece el proceso".

Por ello, Román abogó por recuperar las ordenanzas redactadas por el PSOE, "afrontando el desarrollo de las zonas menos complejas para lograr la estimulación necesaria y, lo que es más importante, afrontando cada caso de forma particular, teniendo en cuenta las posibilidades económicas de los propietarios".

Argumentos y posiciones encontradas que, finalmente, sirvieron para echar atrás la que, salvo sorpresa de última hora, pudo ser la última propuesta del gobierno tripartito, que, no obstante, mostró su intención de llevar al próximo Pleno ordinario el documento ayer rechazado, invitando a las partes a seguir dialogando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios