Chiclana

El comercio afronta unas rebajas de verano con desconfianza

  • La Asociación de Comerciantes (Adeco) expresa su preocupación por el brutal descenso en las ventas durante los seis primeros meses del presente año

Comentarios 3

Las rebajas de verano que arrancaron el uno de julio se presentan con escasas expectativas para el comercio tradicional de la localidad. Los datos durante los seis primeros meses en cuanto a las ventas son nefastos para la gran mayoría de los establecimientos, según resaltaba la presidenta de la Asociación de Comerciantes (Adeco) de Chiclana, Pepi Benítez.

Con ese pésimo balance, las tiendas de la localidad esperan sacar provecho de las rebajas veraniegas, pero las ofertas en la gran mayoría de los negocios ya se han adelantado desde hace meses para intentar atraer la atención de la clientela. "Habrá rebajas, pero para muchos resultará muy difícil reducir aún más los precios en una serie de artículos. Hay que tener en cuenta que antes de que llegará esta temporada de rebajas, ya había establecimientos en la localidad con género hasta con el 75% de descuentos" .

La responsable de Adeco coincide con sus asociados en que el consumo ha bajado considerablemente y que este problema afecta por igual a los comercios del casco urbano y a los que se encuentran ubicados en la costa. "Hay una sensación de desánimo entre los comercios e incluso la clientela. Así, esperemos que las rebajas ayuden a paliar la situación de muchos negocios".

Según Benítez, un elevado número de locales han echado el cierre a sus puertas por lo insostenible de su situación económica. Además, subrayó que una vez que acabe la temporada estival también cerrarán otros tantos negocios.

Explicó que entre el paro y el ahorro de las familias con trabajo se ha creado un clima de apatía que hace prácticamente imposible registrar unas buenas ventas. "A la Feria iba mucha gente hasta con bocadillos. Eso no lo he visto nunca", así visualiza Benítez el pésimo panorama en la ciudad. Cabe recordar que tiendas y bares situados en el centro han ido cerrando paulatinamente a lo largo de este año, si bien otras firmas se han interesado por esos locales para iniciar sus respectivas 'aventuras' empresariales.

Además, Benítez reiteró que no está en contra de la llegada de franquicias al centro de la ciudad. Todo lo contrario, ya que estima que esos negocios impiden que los clientes se marchen a otras grandes superficies de la provincia como Bahía Sur, Área Sur o El Paseo.

En cualquier caso, la llegada de la primera oleada de turistas con motivo del mes de julio podría ayudar a que los comercios puedan obtener mejores beneficios en comparación con otras épocas del año.

Sin embargo, la zona del centro cuenta con la desventaja de que durante las tardes y noches apenas cuentan con ambiente en sus calles, ya que la mayoría de la población se desplaza a la costa y muy pocos visitantes se trasladan hacia el casco urbano. Eso ha sido lo habitual durante años y todo apunta a que este verano no será distinto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios