DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La crisis del coronavirus en Chiclana "Es muy duro tener a tu madre enferma y no poder verla"

  • Eva, vecina de Jerez, expresa su dolor y preocupación por la imposibilidad de visitar a su madre con Alzheimer en la residencia Nuestra Señora de la Paz de Chiclana

  • Este centro suma ya un fallecido y ocho casos de afectados por coronavirus

Residencia para personas con alzheimer en la urbanización Los Gallos de Chiclana. Residencia para personas con alzheimer en  la urbanización Los Gallos de Chiclana.

Residencia para personas con alzheimer en la urbanización Los Gallos de Chiclana. / Sonia Ramos (Chiclana)

Eva vive en Jerez y en octubre ingresó su madre en el centro de personas con Alzheimer Nuestra Señora de la Paz de Chiclana, situado en la urbanización de Los Gallos. Esta residencia ha sufrido las consecuencias del contagio por coronavirus tras dar positivo un total de ocho residentes y registrarse un fallecido.

Estos casos han provocado que saltaran las alarmas y la preocupación de familiares de los pacientes, entre ellos Eva, quien resaltó la extraordinaria labor del personal sanitario de dichas instalaciones, si bien quiso resaltar la necesidad de que todos los trabajadores cuenten con todo el material imprescindible para evitar contagios. "Por el bien de los residentes y de todo el personal sanitario", apostilló.

La madre de Eva, con 74 años, ingresó en el centro Nuestra Señora de la Paz el pasado mes de octubre tras agravarse en los últimos años su enfermedad de Alzheimer. Hasta hace poco se la podía visitar al menos durante media hora, pero desde que se decretó el Estado de Alarma ni siquiera eso, ya que todas las residencias han quedado blindadas y sin acceso a visitas por parte de los familiares. "Esto es terrible. Es muy duro tener a tu madre enferma y no poder verla", cuenta apenada Eva quien comparte su dolor con su hermana y el resto de familiares. En este instante, se hace el silencio tras el el teléfono y noto que la angustia se apodera de ella. Pero se rehace y comenta que "al menos nos comunicamos con ella por videollamada. Algo es algo, pero claro no es lo mismo", lamenta.

Además, muestra su pesar por no haber podido llegar a tiempo para llevar a su madre a una residencia de Jerez, muy cerca de su vivienda, ya que los trámites quedaron paralizados una vez que se decretó el Estado de Alarma por la pandemia. 

Sin embargo, Eva no quiere que su testimonio caiga en saco roto y clama más medidas de protección al personal sanitario de la residencia chiclanera "a los que ni siquiera se le han realizado las pruebas por si están infectados o no por coronavirus", expresa, y al mismo tiempo denuncia que las administraciones públicas han actuado "tarde y mal".

La historia de Eva es, por desgracia, una más entre tantos dramas y amarguras que afectan a miles de personas confinadas en residencias de mayores sin el calor o el abrazo de sus familias.    

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios