Chiclana

Los vecinos auguran el fracaso del proceso de regularización de viviendas

  • Federaciones vecinales avisan de que un gran porcentaje de afectados no podrán afrontar los costes para legalizar sus casas · Reclaman como prioritario las obras del alcantarillado y la conexión del agua

Representantes de cinco federaciones de vecinos aseguraron ayer que el proceso para la regularización de viviendas en la ciudad está abocado al fracaso ya que los costes de esa operación no podrán asumirlos un elevado porcentaje de afectados, pese a que esas tarifas se han rebajado un tercio, "pero aún así siguen siendo caros", indicaron.

Esas federaciones integran a un amplio número de chiclaneros a través de las asociaciones vecinales de Pago del Humo, la Rana Verde, El Marquesado, Chiclana Norte y Chiclana Sur. Sus portavoces señalaron ayer que el plan director de infraestructuras destinado a los servicios de las Áreas de Gestión Básica "es un tocho con más letras que la Biblia y el Corán", así como una "tela de araña que rompe con casi toda posibilidad de enfrentarse a nuevas situaciones o tecnologías del futuro y, además, nace cojo porque sin definir la Ronda del Oeste, sin conocer el trazado del tranvía, ni la ubicación de la estación de autobuses está como decimos, cojo, pero con tres patas", así lo expone un escrito distribuido a la prensa.

Recuerdan los vecinos que en junio mantuvieron un encuentro con el alcalde Ernesto Marín y el delegado de Urbanismo, José Pedro Butrón, a los que comunicaron que los costes de regularización de viviendas eran excesivamente altos y la imposibilidad de afrontar "una urbanización para ricos", sin que, añaden, aún no hayan recibido respuestas. Más tarde, señalan, que por la prensa conocen que dichos costes han bajado aproximadamente un 30%, "Pero nada que nos haga notar que se ha cambiado de filosofía, sin flexibilidad, un pronto pago y un todo o nada", lamentan.

Con todo ello, los afectados creen imprescindible que se dé prioridad en el extrarradio a las obras del alcantarillado y a la conexión con la red de agua, puesto que las viviendas en cuestión se nutren de agua de pozo y usan fosas sépticas. En esa línea, recalcan que la Junta de Andalucía "debe hacer frente a su compromiso del 50% y los usuarios el otro 50%, pero con tasas por su uso y ya existe tarea para varios años. Hasta ahora son los vecinos los que han hecho medio habitable el extrarradio y no habrá inconveniente en seguir haciéndolo, conforme se pueda, pero a partir del agua y el alcantarillado. Después vendrá todo lo demás", matizando sobre el hecho de que "el agua potable es indispensable, además de para la salud, para generar actividad económica y sería el pistoletazo de salida para que los vecinos se animen a mejorar el resto de infraestructuras".

Los representantes vecinales insisten en el gasto que conllevarían esos trabajos "seguros que impecables desde el punto de vista técnico, pero inviables desde un punto de vista práctico. Querer partir de cero como si todo esto fuese un solar, no es la realidad, la realidad es la que lo habitamos, que hay muchas primeras residencias, que hay jubilados con pensión mínima, que hay quien nació en el campo, sigue viviendo en el campo y lo cultiva, y son todas situaciones distintas que merecen distinto tratamiento", destacan.

Para las cinco federaciones de vecinos una de las soluciones a sus problemas pasaría por el denominado proceso de homologación de las viviendas sin licencia; es decir, conseguir que las fincas estén patrimonializadas, con sus autorizaciones de primera ocupación para poder acceder a las contrataciones de servicios básicos. "Y en eso estamos, limitarnos a las Áreas de Gestión Básica es dejar a una gran parte de viviendas construidas sin licencia, sin esta oportunidad de regularizar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios