Chiclana

El apeadero de autobuses del Campo de Fútbol, a la espera del proyecto

  • La iniciativa anunciada en marzo es una medida provisional frente a las importantes carencias existentes por la falta de un equipamiento adecuado para dicho servicio

El proyecto de creación de un apeadero provisional para la salida y llegada del transporte público en la zona del Campo de Fútbol sigue sin concretarse, una iniciativa que fue anunciada por los responsables municipales el pasado mes de marzo.

Esta actuación se enmarcaba dentro del plan de reactivación económica y de empleo, una iniciativa para la que desde el Consistorio se encargó a los técnicos municipales la redacción del proyecto de un apeadero para autobuses que se barajaba habilitar en la citada ubicación. Esta iniciativa planteaba la creación de una zona con capacidad para el estacionamiento, en línea, de media docena de autobuses. Al igual que sucede en la actualidad con la parada existente en la Plaza de Andalucía, el estacionamiento de los vehículos en dicho apeadero sería tan sólo durante un tiempo reducido, no contemplándose ningún espacio para la parada prolongada de los autobuses.

Además de la zona destinada a la parada de autobuses, el proyecto anunciado hace más de ocho meses contemplaba la colocación de varias marquesinas con asientos que hicieran más cómoda la espera a los usuarios del transporte público, algo que no sucede en estos momentos en la única parada existente en la localidad, pese a las reiteradas demandas de empresarios y comerciantes de la Plaza de Andalucía, lugar en el que se encuentra dicho apeadero.

Asimismo, en esta nueva ubicación también se barajaba la instalación de algún equipamiento destinado a que las empresas concesionarias del transporte público pudieran expender los billetes y atender a los usuarios del servicio.

En aquel momento, desde el equipo de gobierno se defendió esta nueva ubicación por tratarse de un enclave "de fácil acceso para los autobuses, con importantes bolsas de aparcamiento en su entorno y que se encuentra a menos de 300 metros del trazado urbano previsto para el tranvía".

No obstante, la apuesta por esta iniciativa, cuyo máximo beneficio es el bajo coste que supondría su desarrollo, conlleva también la renuncia, o al menos un nuevo e importante retraso, a la llegada de uno de los equipamientos más demandados y necesitados en lo que a las infraestructuras y al transporte se refiere, como es una estación de autobuses acorde con una ciudad turística y con gran actividad comercial y empresarial, que está a punto de alcanzar los 80.000 habitantes y que se sitúa en un punto intermedio entre la Bahía y La Janda. Cabe recordar, en este sentido, que han sido numerosas las ocasiones en las que empresarios, comerciantes, vecinos y usuarios del servicio de transportes han demandado mejoras en este sentido, debido, entre otros problemas, a las molestias que esta actividad supone a la zona de la Plaza de Andalucía, así como las importantes carencias que dicho enclave presenta para prestar este servicio con mínimas garantías. Entre estas circunstancias puede destacarse la acumulación de usuarios y pasajeros en las zonas de acceso a los comercios cercanos, la suciedad que genera el tránsito de vehículos y todo lo relacionado con esta actividad, la ausencia incluso de marquesinas en las que los viajeros puedan resguardarse de las inclemencia del tiempo o simplemente esperar la llegada o salida de los vehículos en mínimas condiciones de comodidad.

La situación se agrava más aún si se tiene en cuenta que de este proyecto se viene hablando en la localidad desde mediados de la década de los noventa, cuando se anunció por vez primera la posibilidad de construirse una estación de autobuses junto al talud del El Castillo, en la avenida Reyes Católicos, una iniciativa para la que incluso la Junta concedió una subvención que posteriormente fue retirada por el desacuerdo que el gobierno cuatripartito mostró con el proyecto y la ubicación elegida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios