Chiclana

Emsisa mejora su plan de fomento del alquiler social de viviendas privadas

  • Un incremento en las cantidades que se entregan a los propietarios, el pago del IBI por parte de la empresa municipal y un aumento de la bonificación al arrendatario, entre las novedades

Viviendas en alquiler, en una imagen de archivo.

Viviendas en alquiler, en una imagen de archivo. / Sonia Ramos (CHICLANA DE LA FRONTERA)

Con el objetivo de captar viviendas deshabitadas para incrementar el parque público de viviendas en alquiler mediante cesión de uso de las mismas a Emsisa, unos inmuebles que se destinarán a facilitar el acceso a la vivienda a las familias que tienen dificultades para acceder al arrendamiento y que están inscritas como demandantes de vivienda en el Registro Municipal de Demandantes de Vivienda Protegida, el Ayuntamiento, a través de Emsisa, ha potenciado el Programa Municipal de Alquiler de Viviendas Privadas (Plan Ciconia).

De esta forma, según ha explicado el propio alcalde, José María Román, la fórmula a través de la cual se gestiona estas medidas es la firma de un contrato de cesión de uso entre Emsisa y el propietario de la vivienda, por un plazo mínimo de siete años, que autorice el arrendamiento de la misma a terceros, un acuerdo en el que se pactarán los términos en que se llevará a cabo la gestión de las viviendas, su mantenimiento, conservación y reparación de desperfectos, plazo y prórroga, así como aseguramiento del cobro de la renta.

Además, la empresa municipal destinará la vivienda arrendada a alquiler social a personas, unidades familiares o unidades de convivencia inscritas en el registro de demandantes de viviendas por una duración de un año, prorrogable hasta siete. Y, por otro lado, Emsisa contratará un seguro de hogar e impago de alquiler con defensa jurídica para cada vivienda.

Otra de las novedades es la posibilidad que se ofrece a los demandantes de vivienda de proponer a Emsisa las casas en las que están interesados

Hay que destacar que las personas propietarias que cedan sus viviendas a Emsisa recibirán como contraprestación una renta periódica pactada con la empresa municipal en el convenio, que se fijará en función de distintos criterios como accesibilidad, ubicación, equipamiento interior y estado de conservación, hasta un máximo de 350 euros para viviendas de un dormitorio, 400 euros con dos dormitorios, 450 euros con tres dormitorios y 500 euros con cuatro dormitorios, lo que supone un incremento de 100 euros por cada tipo de vivienda respecto a lo que se establecía hasta ahora. Además, otra novedad es que, durante la vigencia del contrato, Emsisa se hará cargo del IBI de dicha vivienda.

Por su parte, el arrendatario de la vivienda deberá estar inscrito en el registro municipal de demandante de vivienda. En cuanto al precio del alquiler, éste será el resultado de aplicar una bonificación de hasta el 60% prorrogable sobre el importe de la contraprestación pactada por Emsisa con el propietario, siendo el inquilino el encargado del pago de los importes de los suministros de agua, electricidad y gas. Este porcentaje de bonificación supone un incremento de un 10% más respecto a lo establecido hasta ahora.

“Nos encontramos con muchas personas que no consiguen que una inmobiliaria o propietarios les alquilen la vivienda, seguramente por la inseguridad de la propiedad de saber si va a cobrar ese alquiler. Por eso, pusimos en marcha el Programa Ciconia, a través del cual Emsisa alquila la vivienda al propietario, garantizando así el pago y la devolución del inmueble en estado óptimo, además de pagar el IBI durante el tiempo de contrato”, ha indicado el alcalde, quien ha recalcado que, “por tanto, lo que queremos es que ese parque de vivienda vacío entre en carga para aquellas personas que buscan una casa, pero no consiguen que nadie se las alquile por una nómina baja o por temor al impago”. “Una vez alquilada la vivienda, Emsisa se encargará de alquilarla a su vez a un tercero, que puede beneficiarse de hasta el 60% de bonificación, dependiendo de la situación económica y siempre que sus ingresos no sean superiores a 2,5 veces el IPREM, es decir, por debajo de los 1.300 euros mensuales aproximadamente”, ha incidido.

Por ello, José María Román ha hecho un llamamiento a los propietarios de viviendas vacías para que “las alquile al Ayuntamiento, que les garantiza el pago mensual y el buen estado de conservación”. “Queremos paliar el problema de acceso a la vivienda, porque no podemos soportar que haya muchas casas vacías en el casco urbano y no entren en carga para personas demandantes de vivienda”, ha resaltado el regidor chiclanero, quien ha indicado que “actualmente tenemos cinco viviendas alquiladas a través de este programa, pero queremos que el número sea mucho mayor”. “Es muy importante que los propietarios entren en el proyecto, ya que, de lo contrario, no se podrá dar respuesta a los demandantes de viviendas”, ha insistido.

Por su parte, Joaquín Guerrero, delegado de Vivienda, ha indicado que “otra de las novedades que presenta el Programa Ciconia es la posibilidad de que los propios demandantes de vivienda protegida que cumplan los requisitos económicos soliciten formar parte del proyecto, trayendo una posible vivienda para alquilar de la mano del propietario”. “Así, no solo hablamos de buscar viviendas vacías, sino de que los demandantes puedan buscarla por su cuenta y realizar las gestiones con Emsisa y el propietario”, ha comentado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios