Chiclana

Vecinos de La Soledad denuncian las molestias de una casa abandonada

  • Se quejan de suciedad, vandalismo y ruidos en una casa de la calle República Dominicana

Los vecinos de la Urbanización Sol y Sal, situada en la calle República Dominicana en la barriada de La Soledad, llevan mucho tiempo quejándose de las malas condiciones que sufre la zona desde que una vivienda de la misma quedó abandonada. Durante los últimos tres años, la comunidad ha interpuesto varias denuncias al propietario por todos los medios posibles, tanto por el Ayuntamiento, como por Urbanismo, sin recibir respuesta alguna.

Leonardo Ariza, residente en la zona, explica que desde entonces la vía está llena de ratas, insectos, suciedad y derrumbamientos. "Llegó un temporal que derribó la valla principal de la vivienda, dejándola en medio de la calle. Nosotros mismos tuvimos que encargarnos de retirarla para nuestra seguridad porque nadie respondía", señala. Además, la casa abandonada se ha convertido en el refugio de muchos para consumir drogas, beber alcohol y mantener relaciones sexuales sin importar que haya niños pequeños en el barrio. "Tengo que tener mucho cuidado con mis hijos para que no vean todo lo que hacen allí", manifiesta. Así, son muy frecuentes las fiestas hasta altas horas de la madrugada perturbando el sueño y la vida cotidiana de los vecinos. "Para las continuas juergas han introducido mobiliario, tales como sofás, camas o mesas a los que luego prenden fuego", comenta. Asimismo, Leonardo Ariza afirma que dentro de la misma vivienda hay un pozo abierto que resulta muy peligroso porque cualquier persona puede caer dentro y sufrir daños físicos.

La vivienda ha ardido hasta en siete ocasiones, "ya que las mismas personas que la ocupan le prenden fuego, siendo un peligro para la integridad tanto de los vecinos como de los viandantes de la zona", asegura. Indica que "los cuerpos de seguridad tales como Policía, Guardia Civil y Bomberos están continuamente trabajando para paliar los efectos de esta situación, aunque no es suficiente". Necesitamos que las instituciones locales hagan algo por solucionar este grave problema al que nos enfrentamos porque son los únicos que tienen medios para ello", apostilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios