Chiclana

Premio al tesón y al compromiso social

  • Antonia Butrón, Francisco Rodríguez y el Banco de Alimentos de Cádiz reciben sus merecidas insignias de oro de Sancti Petri con motivo del Día de Andalucía

El Teatro Moderno fue ayer escenario de la celebración de la conmemoración del Día de Andalucía al que asistieron miembros de la Corporación municipal, así como familiares y amistades de los homenajeados con las insignias de oro de Sancti Petri. El acto también sirvió para que los representantes de los distintos partidos pudieran expresar sus reivindicaciones políticas en una jornada en la que los principales protagonistas eran los merecedores de los galardones por sus méritos profesionales y por su compromiso con la sociedad.

Así, la repostera chiclanera Antonia Butrón, el arquitecto Francisco Rodríguez y Mateos Sánchez, presidente del Banco de Alimentos de Cádiz, fueron los que brillaron en el tradicional acto institucional del Día de Andalucía.

Antonia Butrón junto a su marido, Manuel González, fue la primera en recibir la insignia de Sancti Petri de manos del alcalde, Ernesto Marín. La intervención de Antonia, visiblemente emocionada, fue corta pero conmovedora ya que después de 60 años de trabajo mostró su deseó de continuar luchando por su Chiclana. El galardón se lo dedicó a sus hijos y marido, pero tampoco se olvidó de los trabajadores de su más que conocido negocio.

Luego le tocó el turno al arquitecto Francisco Rodríguez, quien expresó su agradecimiento y orgullo por haber sido merecedor de la insignia de oro de Sancti Petri. Relató su gran esfuerzo para sacar adelante su profesión "con sábados y domingos estudiando". Por eso y por otras muchas cosas más, Rodríguez dedicó la distinción a su mujer, porque ella era la que se encargaba de la familia mientras él estudiaba. Capítulo aparte fue la recogida de la condecoración por parte del presidente del Banco de Alimentos de Cádiz, Mateos Sánchez, ya que la labor que realiza la institución que representa fue especialmente elogiada por los portavoces políticos.

Mateos Sánchez habló de la situación desesperada de miles personas que acuden al Banco de Alimentos, "que repartió 3 millones de kilos de alimentos en 2012 en la provincia y entre 140 y 150 millones de kilos en España". Destacó el encomiable papel que realizan los voluntarios en esta entidad "la mayoría de ellos jubilados y prejubilados que aportan su experiencia". Con todo ello, acabó su discurso lanzando un mensaje de esperanza a los más necesitados.

Con anterioridad a la entrega de las distinciones, la Banda de Música Enrique Montero interpretó los himnos de España, Andalucía, Chiclana y Europa. Tras ello, tocó el momento de las alocuciones de los portavoces de las formaciones políticas. La primera en intervenir fue Ana Rodríguez (IU), quien habló de la injusticia social en Andalucía, el incesante aumento del paro, los desahucios que a diario sufren cientos de personas y las colas de personas en demanda de alimentos. En la misma línea, Marisol Ayala (PVRE), tras una reseña a la historia de la autonomía andaluza, también se refirió a la crisis y, sobre todo, al desempleo. Por su parte, José María Román, pidió más implicación al gobierno municipal en asuntos como el PGOU, planes de empleo y otras infraestructuras como el tranvía, la Ronda Oeste o la presa contra avenida. Seguidamente, Andrés Núñez (PP), tomó la palabra y, en contestación al edil socialista, dijo que un acto como el del Día de Andalucía "no se puede convertir en un mitin político". Así, recalcó que se trata de una jornada "de celebración y no de confrontación. No vale el 'y tú más'. Es tiempo de remar todos hacia un mismo sentido".

Ya por último, el alcalde cerró el turno de intervenciones para resaltar que ya "es hora de oír, dialogar y atender a la ciudadanía. Es hora de ofrecer soluciones, de prestar atención a los intereses generales. Es hora de desterrar polémicas baldías, de huir de discusiones estériles o de poco alcance y de evitar ahondar en heridas... Y es hora, sobre todo, de realizar los esfuerzos necesarios para construir y no destruir, para sumar y no restar".

En resumen, la crisis, el paro y los desahucios fueron las palabras más oídas en los discursos de los representantes municipales, pero este año, y por vez primera, todos ellos coincidieron e incluyeron en sus intervenciones otro problema más: la corrupción y el desprestigio de la clase política.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios