Chiclana

Muerde las manos a un hombre al intentar robarle un reloj de oro

  • Paseaba con su mujer cerca del Retortillo cuando sufrió un atraco por parte de una pareja

Comentarios 1
La víctima muestra en un centro de salud las heridas de ambas manos. La víctima muestra en un centro de salud las heridas de ambas manos.

La víctima muestra en un centro de salud las heridas de ambas manos.

Un hombre tuvo que ser asistido de sus heridas en un centro médico de Chiclana después de que fuera víctima de un atraco a plena luz del día en el Residencial de Los Naranjos, en las inmediaciones del Retortillo.

Los hechos acaecieron el pasado martes a plena luz del día, a las once y media de la mañana, cuando el hombre paseaba con su esposa por la referida zona. Ambos, de 74 y 72 años, se vieron sorprendidos cuando un coche en el que viajaban una pareja se paró junto a ellos. En ese momento, la mujer que iba en el vehículo se bajó e instó a la esposa de la víctima a que entrara en el turismo tras asegurarle que el conductor le conocía.

Fue en ese preciso instante, cuando el hombre se quedó sólo y la mujer aprovechó la ocasión para intentar quitarle un reloj de oro que llevaba en la mano izquierda. El hombre se resistió, pero la atracadora persistía en su empeño de conseguir su objetivo. Pero ante la negativa de su víctima le propinó primero un mordisco en la mano izquierda y luego en la derecha. El forcejeo acabó cuando comenzaron los gritos y la asaltante se introdujo de nuevo en el coche y emprendió la huida con su pareja, ambos de unos treinta años.

El matrimonio puso una denuncia en el Cuartel de la Guardia Civil y en el Juzgado de Chiclana. Según relata el hijo, sus padres identificaron en unas fichas de la Benemérita a los atracadores. Al parecer, según señala, se trata de una pareja de rumanos integrada en una banda que ya han cometido distintos robos en otras localidades de la provincia, así como en otros puntos de Andalucía.

Antes de poner la denuncia, la víctima del atraco se dirigió al Centro de Salud de El Lugar, en la calle Jesús Nazareno, para la cura de sus heridas. En este sentido, la mano izquierda resultó la más dañada por el fuerte mordisco que le propinó la asaltante.

No obstante, su hijo manifiesta que tanto a su padre como a su madre aún le quedan el susto en el cuerpo y que este intento de robo le han causado secuelas psicológicas por la brutalidad y el ensañamiento de la agresora.

Además, quiso hacer público estos hechos porque en estos días se celebra la Feria y Fiestas de San Antonio, un acontecimiento en el que miles de personas se desplazan al ferial y donde los atracadores pueden encontrar con más facilidad a nuevas víctimas para robarles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios