celebraciones patronales Fiestas de Nuestra Señora de los Remedios

Miles de personas cumplen con su cita ante la Patrona

  • La ofrenda floral ante el mosaico de San Telmo y la procesión por las principales calles de la ciudad pusieron en la jornada de ayer el broche de oro a los actos conmemorativos en honor a la Virgen

El día grande de las fiestas patronales en la localidad, ayer 8 de septiembre, contó con un numeroso público en todos y cada uno de los actos, tanto religiosos como festivos, que se llevaron a cabo durante toda la jornada.

Las celebraciones comenzaron a primera hora de la mañana, ya que la Hermandad de la Patrona organizó un año más el tradicional Rosario de la Aurora por las calles del centro de la ciudad, un recorrido en honor a la Virgen que dio comienzo a las siete y media de la mañana desde la parroquia de la Santísima Trinidad. A su finalización, el citado templo acogió una eucaristía cantada.

Ya a las once de la mañana, San Telmo fue escenario del broche a los cultos en honor a la Patrona que su hermandad venía celebrando desde el pasado día 30 de agosto en forma de novena, una concurrida Función Principal en la que participó amenizando la eucaristía la Agrupación Coral Virgen de los Remedios.

A la conclusión de la misa, en la calle La Plaza aguardaba ya impaciente un numeroso público fiel a otro de los actos con mayor tradición y seguimiento dentro del programa de festejos en torno a la Patrona. Se trata de la ofrenda floral que cada 8 de septiembre organiza la Peña de Costaleros Nazarena ante el mosaico con la imagen de la Virgen que preside la entrada principal de San Telmo.

Fueron cientos de personas las que presenciaron este encuentro, un acto por el que desfilaron autoridades políticas y religiosas, hermandades, asociaciones, clubes deportivos, centros educativos, colectivos sociales, ONG, etcétera.

Todos ofrecieron a la Virgen sus ramos de flores, con los que quedó exornado el entramado metálico que cada año se coloca al efecto en torno al mosaico, quedando éste al final del acto enmarcado por un lucido exorno floral en el que se recogen los agradecimientos y peticiones de cientos de chiclaneros a su Patrona.

De forma simbólica, este acto estuvo encabezado por el alcalde de la ciudad, Ernesto Marín, que fue el primero en hacer entrega a los miembros de la Peña Nazarena de su ramo de flores para que lo colocaran junto al mosaico. A éste le siguieron representantes de partidos como el PP, PVRE y PSOE, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la Chiclanera Mayor y su Corte y un largo etcétera que fue completando una colorida ofrenda en la que no faltaron academias de baile que deleitaron a los allí presentes con sus actuaciones a los pies de la Patrona.

Tampoco faltó a la cita, como viene siendo habitual, la presencia de jinetes, ataviados con el traje típico, sobre sus caballos, un elemento que cada año dota de especial vistosidad a la ofrenda.

Ya por la tarde, la jornada, y con ella los nueve días en los que se han dedicado actos religiosos y festivos a la Patrona en la ciudad, tuvo su broche de oro con la lucida salida procesional de la imagen de Nuestra Señora de los Remedios sobre su paso, unas andas portadas este año por los costaleros de la Peña La Ilusión.

El cortejo tomó la salida desde la iglesia de San Telmo, una comitiva en la que iban representadas todas las hermandades de pasión y gloria de la ciudad, autoridades políticas y religiosas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y la Chiclanera Mayor y su Corte de Honor, que, junto con un grupo de mujeres, iban ataviadas con la tradicional mantilla española.

El paso recorrió algunas de las principales calles del centro histórico de la ciudad acompañado por los sones musicales de la Banda Municipal de Música Maestro Enrique Montero. Además, al paso de la imagen por la calle Constitución, la Coral Polifónica Sancti Petri le dedicó los sones de su voces desde la escalinata de la entrada principal de la Casa Consistorial.

Durante su recorrido, concretamente en la calle Corredera Baja, el cortejo desfiló sobre un manto de arena exornado con motivos religiosos, una obra del Grupo Joven de la Hermandad de Humildad y Paciencia que sirvió de adorno y ofrenda a los pies de la Patrona.

A lo largo de todo el itinerario, un numeroso público, devotos y curiosos, acompañó al paso de la Virgen de los Remedios por las calles de la ciudad, fieles a una cita que cada año congrega a un mayor número de personas a su alrededor y que se consolida como una de las tradiciones con más arraigo de la localidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios