Chiclana

El Camino del Molino Viejo alerta sobre los riesgos de la carretera

  • Reclaman una rotonda u otras medidas para paliar la peligrosidad y facilitar la entrada y salida de vehículos a la urbanización

Miembros de la Plataforma del Camino del Molino Viejo expresaron sus quejas por la inseguridad vial que existe en la nueva carretera de La Barrosa donde se sitúan sus viviendas y en las que habitan más de 200 personas.

El colectivo vecinal expone que es prácticamente imposible entrar y salir en coche desde la urbanización que se sitúa en uno de los márgenes de dicha carretera ante la gran cantidad de vehículos que transitan por esta calzada y sobre todo en verano.

Así, un representante de los vecinos señaló que este problema se agrava con la colocación de conos en esta vía para paliar las caravanas de coches que acceden a la costa. De esta manera, indicó que para dirigirse hacia el litoral se ven obligados a conducir hacia la rotonda del atún, frente al centro de salud de Los Gallos para dar la vuelta. Del mismo modo, incide en que para entrar en coche en la urbanización también deben ir hacia la rotonda del Coto de la Campa, dar la vuelta en caravana y poder entrar en la zona donde se encuentran las viviendas. "Todo esto con graves dificultades para incorporarse a la vía", matizó el representante vecinal.

Algunos vecinos ya han visualizado su malestar con la colocación de una pancarta en la que indica que se instale una rotonda a la altura del Camino de La Niebla, un poco más arriba del servicio de lavado de coches del Elefante Azul, al considerar que se trata de un cruce "muy peligroso".

En esta línea, desde la plataforma se plantea que se pongan medidas en esta carretera, ya sea con radares fijos, una rotonda o cualquier otro tipo de iniciativas para reducir los riesgos de accidentes y las altas velocidades de los vehículos que transitan por esta vía que posee una larga recta. Además, alerta de la peligrosidad cuando un vehículo se queda en mitad de la carretera para poder acceder a la urbanización.

Miembros de la plataforma vecinal manifestaron que el anterior equipo de gobierno (PP-PVRE) dejó incompleta las obras que se iban a realizan esta zona en cuanto a la seguridad vial. Por ello, han pedido cita con la actual delegada municipal de Vías y Obras, Cándida Verdier (PSOE), parra abordar esta problemática. La Plataforma del Camino del Molino Viejo recuerda que las obras que efectuó el anterior gobierno municipal responden a la falta de ejecución de unos trabajos ya pagados desde hace mas de 5 años por un importe de un millón de euros, "de los que medio millón era para adecuar las zonas verdes, siendo un pago con un carácter finalista y que no podía ser usado para ningún otro fin, pues ello supondría una graves infracción por acción, ya que dichos fondos deben ser destinados exclusivamente para el desarrollo de las zonas verdes y el frente de carretera de dicha área o la devolución a los vecinos, o en su caso por omisión, ante la obligación de aclarar el destino final de estas cantidades", señaló el pasado mes de enero este colectivo que mostró sus quejas por los trabajos efectuados por el Consistorio.

Tras las actuaciones del Ayuntamiento en esas fechas, la plataforma calificó el importe de la ejecución de las obras de "irrisorias respecto al importe total cobrado a los vecinos de la zona. Además, no se ha dado cumplimiento a lo prometido para ejecutar como mínimo obras consistentes en ampliar y terminar la urbanización de las tres bocas de acceso de la UE27 y UE28, mejorar la iluminación en los tres accesos siendo insuficiente la del semáforo central ni se han adoptado medidas de control de la velocidad".

Asimismo, la plataforma vecinal se quejó en su día de que no se aportara un calendario donde se garantice por el Consistorio las acciones hasta la finalidad de las obras abonadas y por el total del millón de euros. De esta manera, dicho colectivo de vecinos reiteraron por entonces que las mejoras realizadas por el anterior gobierno fueron insuficientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios