Chiclana

La Cabalgata de los Reyes Magos llena de alegría e ilusión a miles de niños

  • La ciudad registró ayer un extraordinario ambiente con la asistencia de cientos de familias con sus pequeños La comitiva real estuvo arropada por numeroso público durante su recorrido

 El desfile de las diez carrozas con Gaspar, Melchor y Baltasar, junto al Cartero Real y la Estrella de Oriente,  llevó la fantasía a las calles de la localidad repletas de familias con niños deseosos de ver a sus Majestades de Oriente.

La Cabalgata partió puntualmente a las cinco de la tarde desde la caseta municipal, en cuya entrada se agolpaban multitud de personas con el anhelo de no perderse ningún detalle del cortejo.

 

Tras la salida de las carrozas, el cortejo se encaminó hacia la calle Tajo para seguir por Guadiana, Antonio Pizano, Calderón de la Barca, Ortega y Gasset, Sor Ángela de la Cruz, Hoyo Membrillo, San Cayetano, Ancha, Plaza de Andalucía, Puente Nuestra Señora de los Remedios, Alameda del Río, La Plaza, Mendaro, Plaza del Retortillo, Jesús Nazareno, Hormaza, Bailén, Plaza Santo Cristo, Botica, San José, y Plaza Mayor, donde acabó su recorrido.

 

Por todas esas calles era impresionante la emoción y expectación que flotaba en el ambiente conforme avanzaba la Cabalgata entre numeroso público que recibía una lluvia de caramelos lanzadas desde los carruajes.

 

Además, el desfile contaba con  el acompañamiento de la Banda de Música Municipal Maestro Enrique Montero que imprimía a su paso un excelente ambiente y animación entre los más pequeños, quienes disfrutaban de los motivos de las carrozas dedicadas este año a personajes infantiles como Pato Donald, Mulán, los duendes, superhéroes o el castillo de Herodes, además de las propias del Cartero Real, encarnado por Juan Antonio Butrón Oliva, la Estrella de Oriente (María Dolores Romero Sánchez) y los Reyes Magos: Melchor (Francisco Vela Cerrato), Gaspar (Juan Rodríguez Tenorio) y Baltasar (Sebastián Cabeza Velázquez), con sus correspondientes escoltas a pie.

 

El bullicio era sorprendente desde la salida de la Cabalgata e iba aumentando conforme avanzaba la comitiva por las principales calles de la localidad, donde el recibimiento a los Reyes Magos fue extraordinario.

 

Entre los niños había nervios, alegría, tensión y un sinfín de impresiones que convertían este acontecimiento en una fiesta por todo lo alto.

 

Como era previsible se registraron 'peleas' entre los niños por coger el mayor número de caramelos posibles que tiraban sin descanso los Reyes y pajes. Asimismo, llamaba la atención la acumulación de público en determinados tramos de la Cabalgata, sobre todo en las calles más estrechas. Sin embargo, el recorrido transcurrió dentro de los cauces previstos, sin que se produjeran altercados de relevancia. En este sentido, el cortejo real estaba supervisado por un total de 23 agentes de la Policía Local, así como una veintena de voluntarios de Protección Civil y personal de Cruz Roja, que velaron por el perfecto desarrollo del la Cabalgata de la ilusión, según el Plan de Seguridad diseñado por la Delegación Municipal de Tráfico, que incluía la prohibición de estacionar en todas las calles incluidas en el itinerario de la misma.

 

Cuando la totalidad de las carrozas llegaron hasta la Plaza Mayor, los Reyes Magos, el alcalde, Ernesto Marín; el delegado de Fiestas, Agustín Díaz, y el presidente de la Asociación de Reyes Magos, Juan Izquierdo, asistieron a la Iglesia de San Juan Bautista para realizar la Adoración al Niño Jesús.

 

Una vez acabado este acto, el alcalde y el rey Melchor se dirigieron al numeroso público que se había concentrado en la Plaza Mayor y sus alrededores. Seguidamente, participaron en el reparto de caramelos, así como de los juguetes a los niños premiados en el sorteo de las cartas que entregaron al Cartero Real. Por último, la comitiva tenía programado realizar una visita a las monjas del convento de Sor Ángela de la Cruz.

 

El gran ambiente que se registró en la ciudad con motivo de la celebración de la Cabalgata se disipó ya avanzada  la noche, ya que las familias con los pequeños se marcharon a sus casas a la espera de la llegada de los Reyes Magos cargados de juguetes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios