Crónicas de un retornado Arte y artistas

A lo largo de mi vida, que va siendo larga, he tenido la suerte de conocer a muchos artistas. La lista sería interminable, así que me voy a limitar a hablar de algunos, los más especiales para mi, con especial atención a los nuestros, a los de Chiclana. Que me perdonen algunos, muy notables sin duda, pero con quienes no he coincidido y, por consiguiente, no podría decir nada de ellos.

Entre los artistas plásticos, quiero y admiro mucho a Carlos Laínez y a José Luis Díaz de la Torre, jerezano el uno, madrileño el otro; pero ambos se han cubierto, como yo mismo, con una piel de chiclanero, lo cual resulta un honor y una alegría.

Carlos pinta unos gatos prodigiosos, uno de los cuales luce en la cabecera de mi cama; también idea y da cuerpo a unos peces muy raros y a otras fantásticas criaturas. Pero el arte de Carlos se hace grande cuando da suelta a su fantasía y se inventa al prodigioso Doctor Sloans, donde se funden plástica, literatura… El artista total es ahí donde surge a lo grande. Y el teatro. Cuando empezamos a colaborar me aseguró que nunca había hecho nada en el teatro y ahora resulta que actúa, escribe y hasta dirige sus propias obras. Inolvidable Señora Zósima en “Poligamia”, fabuloso Lázaro en “Warren”, y ese buhonero de nuestro “Rey Moro”. Pues, ya puesto a escribir, se soltó el pelo en “Carta de mamá”, “Cruce de caminos” y lo que te rondaré morena. Y siempre junto a Carlos, Mili Lora, una actriz como la copa de un pino: laboriosa, disciplinada, creativa. He dirigido a muchas, pero me parece que Mili es con la que más he disfrutado trabajando, porque te da el trabajo hecho. Me gustan los actores y actrices que toman decisiones y Carlos y Mili lo hacen siempre.

Con José Luis coincidí en nuestro viejo y querido Instituto: “El Poeta”. De su obra no sé si prefiero la parte más artística o la que llamaría “artesanal”. Y cuando hablo de artesanía me refiero a una modalidad de arte nobilísimo, porque hacer obra que se hace al servicio de alguna demanda o funcionalidad se está haciendo algo que ya practicaron Velázquez, Goya y Miguel Ángel. ¿O es que nunca pintaron y esculpieron por encargo? Por ejemplo, el comic que ha creado José Luis sobre la Batalla de la Barrosa, roza la perfección. A mi me hizo un regalo que le agradeceré siempre: mi retrato más logrado. También colaboramos en el teatro, porque pintó unos decorados bastante grandes para “La Enamorada del Rey”. José Luis coordinaba los tremendos murales con los que decorábamos las paredes del Instituto anualmente y realizaba la orla de fin de estudios. Mucho hemos cabalgado juntos.

¿Es la fotografía una de las artes plásticas? Sí, si es cosa de Pedro Leal (“Periqui” para los amigos). La última ocurrencia de Pedro ha sido agarrarnos por las orejas a Curro Torres y a mi, montarnos en una moto con sidecar y hacernos posar de Don Quijote y Sancho. La obra es estupenda, pero aún mejores son los ratos que pasamos en torno a ella y las copas que tomamos a la salud del dúo cervantino en su pequeño bar del Museo Taurino, espacio que él ha cedido para cualquier locura o iniciativa, o loca iniciativa que alguien propusiera. Creo que nadie ha captado con una cámara el físico y, sobre todo, el espíritu de Chiclana, que Pedro Leal, por más que su arte se haya hecho universal en otras ciudades y en otros países.

Y, claro está, como mi mundo más próximo es el teatro, tendré que acordarme de nuestros queridos teatreros, comenzando por los más veteranos: Taetro, que lleva años y años manteniendo la llama en una Ciudad que no siempre ha sabido agradecer cumplidamente su esfuerzo (a veces, sí). Milagros sigue ahí, dale que te pego, también Teresa Johny, Eu y todos los demás. De las gentes de Taetro he tenido el gustazo de trabajar con algunos en especial, como con el gran Miguel Ángel Bolaños, un actor riguroso e inteligente, que ha interpretado personajes a los que quiero mucho, casi tanto como al propio Bolaños: Teopempo, el Rey Moro de Chiclana… Espero que próximas circunstancias favorables nos permitan volver a las andadas. Paco Téllez, que es músico por añadiduras, las hermanas Ruiz Arroyo, Ana Belén y Almudena. ¡Pues anda que Gari! Este hombre es una máquina de fabricar ideas y hasta las pone en práctica. El actor que más recientemente he tenido el honor de dirigir ha sido Antonio Pantoja, que bordó “El llanto del Pirata”. Lástima que por razones de supervivencia haya tenido que meterse a opositor. Todo llegará. Es imposible no dejarse a alguien en el tintero, pero conste mi admiración por “Teatrín”, ya qu eso de hacer teatro para niños me parece muy complicado.

Ya sé que no me he referido a los genios del flamenco y a los del carnaval. De ellos escribiré otro día, lo prometo.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios