Educación Los días festivos y los lectivos en el puente de diciembre

Cofradías

La solución vino de San Miguel

  • La cofradía del Santo Crucifijo de la Salud soluciona el conflicto de la banda al acceder a que permuten en el orden de paso las Cinco Llagas y Jesús Nazareno

Miércoles de Ceniza. Todo se gesta en San Miguel cuando Rafael Jorge Racero, hermanos mayor del Santo Crucifijo de la Salud, se acerca el vicepresidente del consejo local de la Unión de Hermandades, Jaime Galán, y le comunica que la cofradía no se opondría a que el Nazareno fuese en segundo lugar en la Madrugada. “Fundamentalmente no nos oponemos porque creo que cuando una hermandad se siente afectada por algo debemos las demás de intentar buscar soluciones”, declaraba el hermano mayor del Santo Crucifijo. Unas semanas antes, en la función de las Cinco Llagas, Racero movía ficha con elegancia y discreción comunicándole esta circunstancia a Rafael Cordero, hermano mayor de las Cinco Llagas.

Pero en cualquier caso, a partir de ahí, las tablas que se firmaban tras la reunión previa al pleno de toma de hora del pasado día cuatro de marzo se volvía a abrir y se desbloqueaba la situación.

El jueves 7, en la sede del consejo local, se reúnen las partes –Nazareno, Llagas, Santo Crucifijo y consejo local– y acuerdan consultar con sus juntas la solución que sirven en bandeja la cofradía de San Miguel. Racero comenta al respecto que “si vamos a echar de menos algo va a ser no poder pasar por delante de San Juan de Letrán y saludar a los hermanos de Jesús como era tradicional”. La hermandad, pasará pero por la zona de palcos en el sentido contrario y por delante del monumento del marqués de Domecq. Pero lo fundamental era que al día siguiente el acuerdo era una realidad que es firmada por todos los hermanos mayores de la Madrugada que asisten también al armisticio. Al menos para este año las molestias de las que se quejaba la cofradía franciscana con la banda que antecede a la cruz de guía del Nazareno ya era pasado. Todos ceden un poco. Unas más que otras. Fundamentalmente la más afectada. Las Cinco Llagas verá alterado su horario con un retraso de treinta y cinco minutos en su salida ¿Algo tan clásico como ver la salida de San Miguel y después la de San Francisco es posible hacerlo este año? Sí, pero con un café de por medio. A partir de ahí todo se distancia con respecto a 2018. Si la entrada de los últimos años en San Francisco era a las 7 de la mañana, este año lo hará cuarenta minutos más tarde. Una circunstancia que permitirá ver a la cofradía del ‘Silencio Blanco’ de día como ya ocurriera en 2005 cuando subió por Manuel María González y tomaba el barrio de San Miguel por Barja, Pedro Alonso y Corredera con motivo de las obras que se estaban llevando a cabo en la plaza del Arenal con la construcción del aparcamiento subterráneo. Ese año se pudo ver al precioso palio de la Esperanza de día por Corredera.

Por su parte, la hermandad del Nazareno lleva a cabo unos cambios mínimos de ajuste en sus horarios. Saldría diez minutos antes con respecto al pasado año. De las 3,30 del 2018 pasa a salir a las 3,20 y llegaría a San Juan de Letrán quince minutos antes. De las nueve de la mañana llegaría a las 8,45 horas, con lo que mantiene la tradición de permanecer hasta ver los primeros destellos del Viernes Santo. 

El jueves se veía como buena la solución y ese mismo día se firmaba un cambio que se hará de forma experimental. Este año de 2019 para comprobar si funciona. Por parte del Nazareno apenas sufre cambios. Las Cinco Llagas es la que sufre más trastoque de horarios pero según Rafael Cordero Jaén, “cuando se quiere algo hay que ceder también un poco. Pero la lectura que hacemos desde la hermandad es positiva porque hemos logrado hacer la permuta y no ir delante de la banda”.

El decreto de don José Mazuelos Pérez se cumple al buscar una solución en la que las idiosincrasias no se ven afectadas y el consejo, finalmente, puede firmar unos horarios en los que nadie sale a disgusto. Dionisio Díaz también afirma que “ha sido finalmente posible la solución para este año con lo que estamos contentos al estar todos de acuerdo. Con tesón y ganas de colaborar siempre es posible llegar a una solución. Teníamos hasta el viernes como fecha límite para buscar acuerdos y finalmente se ha logrado”. Tras el pleno, el presidente animaba a las partes a seguir trabajando para encontrar una solución con la fecha del día 8 en el calendario como límite. Sin embargo, la solución vino desde San Miguel. Con sigilo y fuera de luces y taquígrafos. Con la misma elegancia con la que luce cada Madrugada del Viernes Santo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios