LOS PREGONEROS

1998 Los juancojones

  • 'Pachichi' recuerda el 'bombazo' del cuplé "En donde yo mejón me lo pasé...".

Valió la pena el paso atrás de 'Las melladas olímpicas'. El impulso que cogió el grupo sirvió para completar otra de sus míticas chirigotas, otro de sus primeros premios. 'Los juancojones' se gestó en los viajes de la chirigota anterior y cuenta José Manuel Fernández 'Pachichi', bombo hasta nuestros días, que lo primero que se hizo fue el estribillo. "Se le ocurrió al Love en un autobús, nos hizo gracia y se quedó", recuerda. Luis María Rodríguez Rondán empezó la chirigota y suya fue la música del pasodoble. El repertorio fue completado por el Love y Chico Cornejo, principalmente.

'Pachichi' había entrado oficialmente con 'Las melladas olímpicas', aunque cantó en el verano de 1996 con 'Una chirigota con clase'. "Yo era un pibe de 22 años que estaba alucinado con todo lo que estaba viviendo", reconoce. Habla de aquel Concurso como si lo estuviera disfrutando ahora. "Aquello fue impresionante desde el primer día porque dimos con la tecla, pero la primera semifinal ya nos disparó al primer premio". Se refiere el bombista al pase que dieron el viernes 6 de febrero cerrando telón, donde 'Los juancojones' cantaron uno de los cuplés míticos de la historia del Concurso: "En donde yo mejón me lo pasé fue cuando estuve en el vientrecito de mi omaíta....". Fue un gran bombazo, posiblemente el cuplé más representativo de los 30 años de historia de este grupo. Igualmente, ese año pegaron fuerte el pasodoble del INEM y el del libro de bricolaje regalo de la 'parienta'.

'Los juancojones', con un tipo de hombres sin mucha ganas de moverse y adictos al butacón, se presentaron en el Concurso de 1998 el domingo 1 de febrero, actuando en penúltimo lugar de la sesión de noche.

Fue un primer premio incontestable que sorprendió al propio jurado. Lo explica Pachichi: "Una noche de ensayo de esas en las que te sale todo mal ya nos íbamos a casa cuando llegó el presidente del jurado con unos cuantos más para escuchar. Sabíamos quién era el presidente pero no los demás. Al tiempo nos enteramos que era el jurado de chirigotas al completo, que ese año quiso pasarse por los ensayos a escuchar", explica.

El jurado se llevó un mal sabor de boca. "Cantamos pa echarnos y encima no teníamos todavía la bocina que hacíamos sonar en el estribillo y nos estábamos aviando con bocinas del Millonario. Aquello fue un desastre de ensayo", apunta. Acabado el Concurso, el jurado les reconoció que lo que vieron en el debut de preselección "era otra chirigota distinta a la que vieron en el ensayo".

Nuevamente, el año estuvo plagado de contratos. "A mí me cogió parado y me echó un gran cable", dice Pachichi.

CUPLÉ

En donde yo mejón me lo pasé

fue cuando estuve en el

vientrecito de mi omaíta.

Allí estaba tranquilo

también mu calentito,

lo malo es cuando habría

su boquetito.

Una mañana se coló un chaval

muy largo y con la cara colorá,

entrando y saliendo se llevó

un buen ratito ese gachó...

la confianza que el tío cogío.

Al cabo de los días volvió

el chaval al agujero,

tendría que estar lloviendo

porque traía un chubasquero.

Estuvo otro ratito

por allí husmeando,

con las venas en el cuello

seguramente estaba cantando,

se ha creío el gachón

que el boquete es suyo,

po así estuvo nueve meses

joe que joe el tio capullo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios