Conciliando

Los gallo empanao

 ESTA noche había ensayo con tipo incluido. Es la primera vez que iban a ponerse el traje. Para hacer "ambiente", Juani, la novia del 'Nerviomeñique', al que llamaban asi por su tremenda velocidad escribiendo en el móvil, había traído cuatro kilos de croquetas del freidor de Las Flores pa meternos en el personaje. "Voy a está emgollipá hasta el Domingo de Piñata", dijo Carmeluchi la cajera. No es que la muchacha trabaje en un supermercado, sino que es la que toca la caja en la chirigota. En el 2014 firmaron un acuerdo no sexista en la agrupación por el que acordaron que cada año le tocaba el bombo y la caja a dos tíos o dos tías. Este año le había tocado a Melu La Larga y Carmeluchi… que se cagó siete u ocho veces en las castas de la igualdad de género.

'Los gallo empanao' lucirían unas mallas color carne que les llegaba hasta media pierna. A partir de ahí salía una cosa de goma espuma que simulaba el gallo empanao. Para lograr el doradito se habían jartao de picá kikos y los habían pegado a la goma espuma con agua plá. Aquello pesaba lo meno tres kilos pero es que de lo contrario iban a gastarse medio presupuesto en Loctite… y luego no vamo a tené pa vino. El efecto bien fritito del gallo lo habían logrado con una capa de barniz de roble escandinavo. Julito el que lo compró dice "que ha quedao bien. En fin yo lo compré porque estaba de oferta y porque tenía buena rima… pero es que hasta me dan ganas de ponernos mayonesa por lo alto, de lo bien lograo que está el tipo".

 

Lo de la mayonesa, la eterna prometida del gallo empanao, lo habían resuelto pegándose dos tarros de Ybarra olé olé en los hombros y luego el pito lo llevaban camuflado también en los tarros de mayonesa estos que hay ahora que echan chorritos. 

 

En la cabeza llevaban todos unas crestas y en las orejas unos zarcillos con forma de tenedó de tres puntas. El estribillo, más verde que un kiwi inmaduro, decía: "Esta noche me puesto de gallo como una marquesa… ahora sólo me falta que mi marío me ponga bien jartita de mayonesa". 

 

'Los gallo empanao' siempre llevaban unas pocas de letras verdes. Les encantaban las risas ordinarias de las maris y los "oik, oik, oik" de las mushashibiri que venían de Castilla-León a escuchar las chirigotas. Para el año que viene quieren sacar los 'No le cabe ná' y dicen que irán de pollos rellenos. 

 

Este año llevaban 43 cuplés. Siete los han descartado por ordinarios y los 17 que ha escrito Paco el soso no los cantarán porque parecen de "Viernes Santo"… son tos de luto.

Sí cantarán el de Angelita Pellizco que dice que sueña cada noche con el capirote de su cuñao Estanislao. Qué largo lo lleva, creo que me ha emocionao. Yo quiero quitárselo un día… llevarmeló al bar Terraza y decirle a Pelayo:  "Rellenameló hasta arriba de gallo empanao". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios