Carnaval

Las coplas se hacen hueco en la calle

  • Los aficionados pudieron disfrutar de un buen Domingo de Carnaval con una nueva vía de recorrido de coros Agrupaciones callejeras y oficiales cantaron sus letras por el centro

Ni el cielo encapotado pudo con ellas. Las coplas se hicieron hueco en la calle durante el primer Domingo de Carnaval. Entre las primeras botellas de moscatel, entre las primeras gafas de sol (esta vez, inútiles), entre los primeros coloretes chirigoteros y entre los primeros papelillos (cada vez, menos), las coplas serpenteaban por las calles de Cádiz, desde las esquinitas que sabemos, desde las bateas, desde aquel callejoncito escondido, desde las escalinatas más carnavaleras del centro... Las coplas a rempujones en bullas que, quizás, han sido menos tumultuosas que en años anteriores, al menos, en la media mañana de ayer donde se podía atravesar ¡hasta la Torre Tavira! Así las coplas se saborean mejor. Aire, aire.

Un primer premio madrugador tomaba las escaleras de la Facultad de Medicina sobre la una del mediodía. Estos ministros sí cumplen sus promesas. Como ya anunciaron el día anterior, 'Esto sí que es una chirigota' desgranaría su repertorio a la verita del Falla. Y así fue. Ante una plaza abarrotada, los chirigoteros de Vera Luque no recortaron en coplas ante un público entregado al que no le costó bailar la rumba del sobrecito ni se achantó cuando tocó el turno del escrache. Cerca de una hora entre pasodobles y cuplés. Si en el Concurso el partido del Vera salió vencedor, los votos se ratificaron en la calle. Mayoría absoluta.

Apenas avanzando unas calles, unos mentirosillos de gran categoría contaban sus embustes a orillas del Oratorio San Felipe. 'Pepe Trola' congregó a numerosos aficionados en el señero enclave gaditano. Sus coplas arrancaron las risas del respetable, ¡qué verdad es!, al que no le importó que ya se acercaba la hora de llenar el estómago y, para ello, numerosos establecimientos del centro improvisaban aquí y allá distintas barras en las que refrescar el gaznate y darle fuerte a la mandíbula.

Balcones decorados como el de Sacramento, 52 hacían las delicias de los visitantes que no dudaban en inmortalizar esa imagen, al igual que la de las diferentes agrupaciones. Allá donde un grupo canta, un puñado de móviles se elevan y disparan. Y no fallan.

Desde luego, formaciones había para elegir. Oficiales y callejeras. Así, en el entorno del Mercado rivalizaban en repertorios las callejeras 'Los de Gamonal', la chirigota de Cascana 'No tenemos pal convite pero tenemos pa Twitter', los coros 'Aquelarre', 'La legión extranjera' y 'Los tratarabuelos', el romancero 'Saber y graznar' , la famosa chirigota del Perchero que este año se llama 'Vacaciones en Roma', el simpático trío de 'Los de la peña El Sherpa' y 'Las malas del cuento'.

Avanzando un poco hacia La Viña más profunda, los gaditanos y visitantes pudieron disfrutar de la chirigota 'Hoy no me puedo levantar' que, en este primer día de Carnaval en la calle, quiso cantarle al barrio de sus amores.

El Palillero fue otro de los puntos calientes de este primer domingo de la fiesta. Pasadas las tres de la tarde se pudo ver a la chirigota de Manolo Santander 'Los destripadores de la calle Londres' y a la comparsa 'OBDC Monstruozz!', entre otras. Si el aficionado enfilaba Feduchy camino al Cañón pudo encontrarse con el coro de Luis Frade 'Voy, lo mato y vuelvo', la chirigota callejera 'El que la coja pa él' y, ya en Vargas Ponce, derrochaban voces las comparsas de Bustelo, 'Los cuenterete' y 'La mecha', y mucho ánge el romancero 'El eterno repetidor', primer premio de este año.

Y para seguir la estela de agrupaciones conocidas, la Plaza de San Agustín se convirtió en parada oficial. La comparsa 'La canción de Cádiz', primer premio del Concurso, interpretó gran parte de su repertorio. Poco después le sucedieron en coplas el segundo accésit de la modalidad, 'Los gallitos'. Los de García Argüez y Nene Cheza fueron también muy ovacionados por los que llenaban esta zona del centro. Cuando aún no habían terminado de cantar, una Ikurriña asomaba por la calle San Francisco. 'Lo siento Patxi, pero no todo el mundo puede ser de Euskadi' entraba en la plaza con la familia al completo. Los ganadores del segundo premio interpretaron su presentación con ese final, que bailaba el arresku todo el público. "Aunque yo venga cantando de Euskadi, yo soy de Cadi cuando es Carnaval", dicen estos vascos falsos, rodeados de numerosos vascos verdaderos, que no dudaban en dedicarles palabras de agradecimiento por su agrupación y hacerse fotos con estos chirigoteros. 'La canción de Cádiz' y 'Los Patxi' se fueron turnando cantando sus letras.

Y la cosa se puso más puntera aún cuando llegó la chirigota del Selu. 'Pepe Trola' también cantó en una plaza abarrotada y, al final, la chirigota terminó subiendo al tablao que hay instalado para el concurso de Unicaja. Las dos agrupaciones, la de Bocuñano y Gómez Rodicio y la de Selu, hicieron disfrutar al respetable con gran parte de su repertorio en ese tablao. "¡Campeones, campeones!" para todos.

Por San Francisco también bajaba la batea del primer premio de coros, 'Los dictadores', mientras que en una esquinita el romancero 'Cayo Liviano, otro emigrante gaditano' le daba al palo y la tabla y, muy cerquita, en la calle Valenzuela, plantaron su palmera 'Son de Guatifó', una de las callejeras más buscadas en estos días.

Coplas por doquier. Por allí, por allá. Coplas, este año, también más desperdigadas por la ciudad. Mucho mejor. Sin aglomeraciones se pueden escuchar cositas en muchos puntos del casco histórico. El nuevo recorrido del carrusel de coros, de Catedral a Plocia, abrió ayer una nueva vía de cante en el centro de la ciudad. Antes de que la plaza donde se encuentra la Seo gaditana fuera invadida por el botellón, se vivieron grandes momentos con actuaciones de agrupaciones de a pie del Concurso del Falla y coros. Abría el carrusel el coro ganador en juveniles, 'La ciudad de los niños', que daba paso a 'Los bacanales', 'El ejército rojo', 'Las viudas negras' y 'Los cuatro reinos', el coro de Los Niños que cantaba ante la iglesia de Santiago cuplés y tangos.

En la escalerilla de la Catedral, 'Los Quintero' colocaban una mesa para entrevistas. Muy al tipo aunque fuera la calle. Allí estaban los Illesca, Toté, Luciano, Fali Verdugo y compañía dando el callo. Ante la puerta principal de la Seo, la chirigota del Choza, 'Los del Aragón, resurgiendo del cajón' deleitaba con sus coplas y melodías de los payasos de la tele. También se dejaban ver la comparsa 'Áfrika' y la chirigota 'Ladrillitos coloraos, yo no te dejo tirao', que luego cantó también en la plaza de Candelaria.

Los coros enfilaban la calle Pelota hacia San Juan de Dios. Allí, a la hora de comer llenaba Los Pabellones la comparsa de Antonio Martín, 'Los hippytanos', un lugar con parroquianos de marcado carácter martinista. En la misma puerta del Novelty actuó la comparsa 'Los hombres de negro'. Cerca, ante el Ayuntamiento habían actuado también los del Choza y la comparsa de Nene Cheza, 'Los gallitos'.

La plaza de Candelaria estaba imposible para el tráfico peatonal. Hasta la bandera para ver a las comparsas en el festival Paco Alba de la peña La Estrella. 'Áfrika' esperaba a que terminara de cantar 'Los cuenterete' alrededor de las cuatro y media de la tarde.

Y la fiesta seguía. Las coplas no se recogen hasta bien entrada la tarde, franja horaria más pretendida por las callejeras ya que muchas de las agrupaciones oficiales partían hacia la Cabalgata.

Ayer las coplas se fueron posicionando en las calles, mientras que hoy, Lunes de Carnaval, se afianzarán para goce, sobre todo, de los gaditanos en uno de sus días predilectos.

Y es que, a pesar del botellón, a pesar de algún que otro patoso, a pesar de los malages, a pesar del cielo amenazador, las coplas siempre encuentran su hueco en la calle.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios