Carnaval

Tangos y cuplés a pesar de la alerta

  • El Carnaval 2014 puso ayer fin con otra jornada de agrupaciones en la calle y un gran ambiente, completando así una intensa semana de fiestas

Ni el fuerte viento, ni el cansancio de los intensos días de fiesta ya recorridos, ni la alerta naranja activada ayer en la provincia pudo con el Carnaval. Las coplas de las agrupaciones a pie de calle pudo con todo eso, redondeando con otra gran jornada unos carnavales que han podido celebrarse con total plenitud, ya que por primera vez en muchos años la lluvia no ha hecho acto de presencia ninguno de los días de celebración en la calle. La única nota negativa de la jornada fue la suspensión de la quema de la Bruja Piti y de los fuegos artificiales en la tarde-noche, debido precisamente a esa alerta naranja, tal y como acordó la comisión municipal de seguridad y fiestas de este Carnaval.

Pese a ello, muchísimo público volvió ayer a llenar las calles del casco histórico desde primeras horas de la mañana, relevando a los más jóvenes que durante la madrugada también celebraron la fiesta en calles y plazas, algo ciertamente novedoso en el segundo sábado de Carnaval aunque con bastante menos gente que la semana anterior.

Los coros volvieron a ser los protagonistas principales de la fiesta en el día de ayer. A bordo de sus bateas, estas agrupaciones fueron recorriendo una gran variedad de calles, gracias al modelo de carrusel que en los últimos años se viene afianzando y que permite ampliar el recorrido más allá de la plaza de la Libertad. Así, pudieron escucharse tangos en la plaza de Mina, en San Francisco, en Candelaria o en San Juan de Dios, además de en la propia Plaza, entre otros muchos puntos de la ciudad.

Y alrededor de estos itinerarios, chirigotas, comparsas, cuartetos y romanceros volvían a desgranar sus repertorios, haciendo reír o disfrutar a gaditanos y visitantes que como el pasado fin de semana llegaron en muchos casos en autobuses que llenaron la carretera industrial.

Junto a esto, el Carnaval también se despedía ayer en algunos tablaos que todavía celebraban concursos o realizaban sus entregas de premios. Es el caso, por ejemplo, de la Peña La Estrella en la plaza de Candelaria, donde ayer se hizo entrega de los premios de sus concursos coincidiendo además con la fritada popular, uno de los últimos eventos gastronómicos que con motivo del Carnaval han proliferado en la ciudad. La noche anterior tuvo lugar el acto de la peña Paco Alba en la calle Plocia, donde ha resultado ganador de su concurso el coro 'La boutique' (que recibió 1.500 euros), siendo el segundo premio para la comparsa 'Gloria Bendita' (900 euros), el tercero para la chirigota 'Los Amancio Hortera' (600 euros) y otorgando accesit de 300 euros para los coros 'El circo del sol', 'Los dictadores' y 'El orfeón'; las comparsas 'OBDC Monstruos' y 'Óyeme'; y la chirigota 'Los de Aragón que resurgieron del cajón'.

Otro punto en el que se vivía el Carnaval en su recta final era en establecimientos de hostelería. Manteniendo una antigua tradición, algunas agrupaciones hacían un alto en sus caminos para interpretar algunas coplas en el interior de bares y restaurantes. Entre otros puntos, pudieron escucharse muchas coplas en el Bar Los Pabellones en la plaza de San Juan de Dios, los tangos de 'Los dictadores' en la cervecería Joselito en Canalejas, o los repertorios de las chirigotas 'Hoy no me puedo levantar' y 'La quinta del buitre', o del coro 'Los números uno', que a pesar de ir este año en carroza se bajó en el Merodio y cantó dentro del local.

Conforme avanzaba la tarde, las agrupaciones fueron poco a poco poniendo fin a la interpretación de sus repertorios por este año 2014. Los coros entonaban los últimos tangos antes de bajarse de las bateas y las cajas y bombos dejaban de sonar, aunque las más relegadas siguieron cantando incluso de noche.

De esta forma se ponía fin a la fiesta de este año 2014, que se ha celebrado posiblemente de manera más intensa que ediciones anteriores al no haber hecho acto de presencia la lluvia y que como única asignatura pendiente dejó a la Bruja Piti sin quemar y a la celebración sin los fuegos artificiales que supusieran el cierre oficial del Carnaval. Ahora, la ciudad volverá a recuperar la normalidad poco a poco en los próximos días. Limpieza, retirada de tablaos, de aseos portátiles y de la iluminación extraordinaria, y reposición de aquellos elementos que estos días se han retirado de la vía pública es el trabajo que empezará a verse ahora, mientras que se activa la cuenta atrás para los próximos carnavales, para los que quedan 340 días.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios