Carnaval

El Falla llora a María y sonríe a las coplas

  • El homenaje a la memoria de María del Carmen Llovet 'La Hierbabuena' centra una espectacular velada en la que sobresalen Nandi Migueles, Selu, Vera, Gago y Martínez Ares

Tuvo que ser en pleno Carnaval. En el, probablemente, día más apasionante del Concurso, una segunda semifinal en la que medían fuerzas primeros espadas de todas las modalidades. Fue la fecha que escogió para marcharse María, la voz del Falla. La Hierbabuena, la abuela de todos los carnavaleros y que ya es inmortal en su teatro, dando nombre a ese palco número 18 desde el que animaba a las agrupaciones, a todas por igual. El homenaje a su figura centró una jornada que tuvo, ya mirando a las coplas, muchos nombres destacados, del coro de Nandi Migueles al cuarteto de Gago, pasando por las chirigotas del Selu y Vera Luque y la comparsa de Martínez Ares.

El primer homenaje, más allá del que le brindó el Falla antes de comenzar la sesión, no tardó en llegar de la mano del coro de Nandi Migueles, que retocó el remate de un tango de piropo a Cádiz para despedirse de María. En el segundo, de altura, se dirigen a los que callaban con el PP y ahora critican cada acción del nuevo equipo de Gobierno. “Quítate la careta para que veamos a sus mangantes y agradecidos”, rematan. Más claro, agua. Interpretan de maravilla un repertorio de muchos kilates, que les hace merecedores de Final.

En la modalidad de chirigotas parece claro el favoritismo del Selu, que se rehizo de su error en su anterior pase y aprovechó para añadir aún más mordiente a su repertorio. Ya desde la presentación conquistaron al teatro sacando punta a la equivocación de cuartos. Como suele ser habitual en ellos, destacaron sus pasodobles por encima de los cuplés. En el primero se descubren como grandes satirones, hasta que se enteran de que su mujer y su suegra les está viendo en el patio de butacas. En el segundo critican el abuso de la Semana Santa hasta saber que uno del jurado es muy capillita… si es así, pues que se acabe el Carnaval y huela ya a incienso. De arte y el teatro boca abajo. Los cuplés en cambio no surtieron el mismo efecto, el primero para Isabel Preysler y el segundo para la vida en Marte. El Falla está con ellos y eso hace mucho.

La que parece a priori su principal rival por el premio, la chirigota de Vera Luque, fue la encargada de despedir la velada. Su primera letra fue para España, que es como la pirámide que ellos construyen: los obreros en la base y arriba del todo el único que manda, “el puto dinero”. El segundo, precioso, para la saga de los Monzón, una estirpe que lleva en su sangre el compás puro de esta fiesta y que marca el ritmo de su chirigota con Alejandro al bombo y la segunda. No estuvieron al nivel de pases anteriores los cuplés, aún así por encima de la media de la modalidad. Parece clara su cuarta presencia consecutiva en la Gran Final.

En cuartetos, una de cal y una de arena. El de Gago parece lanzado hacia un nuevo triunfo. Anoche, repertorio de menos a más, comenzando por una buena parodia en la que el chino se hace gadita. Dos cuplés geniales, a los nombres de los partidos catalanes y al ‘Cádiz Norte-Cádiz Sur’ del nuevo puente. El popurrí nos dejó cuartetas gloriosas, como la del colocao. Además, golpe de efecto al contar con la pequeña intervención de Miguel 'el Sevilla', cantante de Mojinos Escozíos. Cádiz puro y directos a la Final. 

Pinchó, en cambio, ‘Las aventuras de Tontín’, que echó en falta algo más de repertorio para una fase tan exigente como las semifinales. Se notó especialmente en la parodia, que no cuajó. Sólo remontó ligeramente con la aparición en escena del Popo en su papel del Blam Blam, un experto cuartetero. Destacó el segundo cuplé a los grupos de Whatsapp y mejoró el popurrí, con algunas cuartetas nuevas. En sus dos primeros pases parecían una clara opción de final, pero después de lo de anoche… veremos.

En la modalidad de comparsas seguimos sin tener un claro favorito. El mejor parado en el duelo de aspirantes de anoche fue Martínez Ares, pero todo es cuestión de gustos. En su primer pasodoble le dieron un repaso general a España a partir de su himno, un país cuyo único himno es “irnos muy lejos” del propio país. Difícil. La pluma del autor, la que idolatran muchísimos aficionados que crecieron con sus coplas y esperaban con ansia su vuelta al Falla, sí salió a relucir en el segundo pasodoble, para los testigos de la violencia machista que no son capaces de hacer nada en defensa de las víctimas. El silencio son vidas que se pierden. Sencillamente brutal. Nada nuevo en la modalidad que los cuplés no estuvieran a la altura. Pero es peccata minuta si el repertorio lo completan con una presentación que es de antología y un magnífico popurrí que conquista un poco más con cada nueva escucha. Claros candidatos a la Final en su regreso 13 años después.

Busca también repetir el viernes en su vuelta al Concurso tras dos años de ausencia la comparsa de los hermanos Carapapa, que elevó el listón en letras e interpretación. Más comedidos que en pases anteriores, bordaron un repertorio en el que no faltaron buenas letras. Su primer pasodoble fue para un caso de acoso escolar, dirigiéndose a la víctima para recordarle que “los cobardes son ellos” y que, por Diego (el niño que se suicidó por un caso de bullying) saque fuerzas para plantar cara. Bien llevado. El nivel subió aún más con el segundo, una historia con un giro made in Carapapa (y este sello es absolutamente positivo). Lo que parecía un relato de amor que acaba en ruptura, vira al final para dejarnos a un padre que ve como su hija se enamora de otro hombre y se va de su lado para vivir su propia vida. Precioso. Ahora sí, se meten en la pelea por la Gran Final.

De la misma manera se mantienen en la pugna ‘Los camellos’ de Kike Remolino, que dedicaron sus letras a Pepín y Manolo, dos cargadores de la Semana Santa gaditana que afrontan su última levantá, y para una madre adoptiva. Bien desarrollados e interpretados. Regulares cuplés, destacó su tercer popurrí dedicado en esta ocasión a la droga de las redes sociales, del amor y del Carnaval (con recuerdo para las que se quedaron fuera en cuartos, de última hora por tanto). Brillante pieza que levantó al teatro y les da opciones de volver el viernes.

En esta guerra de pasodobles los Invencibles de Antonio Martín fueron los peor parados en el fuego cruzado de coplas. Y es que sus letras no parecieron demasiado competitivas para esta fase en un año de gran igualdad para las cuatro plazas de la Final. Primer pasodoble para las mujeres luchadoras, correcto. Segundo en tono muy íntimo para su nieta, una letra que el propio autor reconoce que no es concursera pero que quería regalarle. Muy bonito, sin duda. Los cuplés estuvieron por debajo de la media de la modalidad, que ya es decir. De más a menos en el Concurso, el tren se les puede haber ido.

Sea como sea, será esta noche cuando salgamos de dudas. Una vez expongan sus repertorios las nueve agrupaciones que aún quedan en liza, la pelota estará en el tejado del jurado oficial. De momento, el Falla pudo disfrutar de una jornada mágica, una de esas noches que tanto disfrutaba María. Va por ella. 

Vídeos y fichas de la sesión, por Rafa Burgal

Coro Coroterapia

Comparsa Los chatarra

Chirigota Si me pongo pesao me lo dices...

Cuarteto Las aventuras de Tontín

Comparsa Los cobardes

Comparsa Los invencibles

Cuarteto Asociación Local de Comerciantes... (A.L.C.A.R.A.J.O.)

Comparsa Los camellos

Chirigota Los polvos egipcios

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios