Por la banda

Adiós Carnaval, adiós

EL pregón de la chirigota del Love ha puesto de manifiesto que no tenemos que salir de Cádiz para buscar a los mejores pregoneros de nuestra fiesta. Se nota que cuando las cosas se hacen con cariño, nada puede salir mal.

Más allá del pregón, cada una de las agrupaciones oficiales y callejeras se convierten durante estos días en pregoneros adjuntos. Y entre pregón de unos y otros, llegamos al domingo de piñata, pegamos un frenazo en seco y muchos de nosotros solemos decir: "¿ya?, ¡qué corto!, ¿y ahora qué hago?" e intentamos llenar ese hueco que nos deja el concurso, los ensayos…

No hay que entristecerse: ya mismo, comenzamos con los preparativos para el año que viene y además, ahora le toca el turno a numerosos festivales y a otros premios como Lo mejón de lo mejón. Pero no se confíen, también tenemos Lo peor de lo peor o lo que es lo mismo, los premios Príncipe de Holoturia, que se entregarán por segundo año consecutivo en una gala no exenta de autocrítica y por supuesto mucha dosis de cachondeo.

Estos galardones nacieron con la sana intención de rescatar el espíritu del Carnaval, criticar al que critica, (porque últimamente está la cosa "muy crítica"). Nada mejor para avanzar que saber reconocer nuestros propios errores.

No pretenden estos premios convertirse en una referencia de nada. Simplemente quieren cubrir una faceta más del Carnaval, el cachondeo metacarnavalero. Y si quieren opinar, pasen y vean, comprobarán el buen ambiente que reina en esta gala. Así que ya saben, acudan y déjense llevar por el espíritu de las Holoturias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios