Fútbol | Fase de ascenso a Segunda B

Las vueltas de tuerca para la prima del Cádiz B

  • El club ofrecía 800 euros por jugador en caso de ascenso, aunque al final ha añadido el mes de junio del 2018, que no pagó, y el de este año

Los jugadores del filial no empezaron con la negociación de cara. Los jugadores del filial no empezaron con la negociación de cara.

Los jugadores del filial no empezaron con la negociación de cara. / JULIO GONZÁLEZ

Comentarios 0

La negociación por la prima en caso de ascenso del Cádiz B ha dado bastantes vueltas esta temporada después de que la pasada campaña provocara también más de un encuentro de los capitanes (Javi Pérez, Sergio González, Duarte y Cubero) con el club. Manuel Vizcaíno, que como presidente es la persona que corta y decide el reparto, ha ofrecido 800 euros a cada futbolista si el filial logra el salto a Segunda División B.

La cantidad es un incentivo menor para lo que mueve el fútbol a muchos niveles, incluso ridícula comparándola con otros conjuntos que pelean por el mismo objetivo que el Cádiz B. Es por eso que las vueltas de tuerca que ha dado este asunto han terminado por inclinar la balanza al lado del plantel, que es el que al final tiene en sus manos, sobre el césped, poder dar el salto o no. De esta forma, el acuerdo contempla también que los jugadores, en caso de ascenso, cobrarían el mes de junio del año pasado, que no fue abonado por parte del club a pesar de que el equipo estuvo compitiendo hasta el día 24. Y lo mismo sucedería con la mensualidad de junio del presente año, que también pagaría la entidad. Dos cantidades -con el sueldo correspondiente de cada jugador- que se unirían a los 800 euros para que el plantel cadista tenga otro argumento que le motive además del propio de un equipo joven y en la fase final de su etapa formativa.

Esta campaña el grueso de jugadores -en un alto porcentaje es el mismo del curso pasado- se ha sentido moralmente fuerte a la hora de sentarse con los dirigentes para llevar la negociación hasta un punto más ventajoso para ellos. Segunda temporada consecutiva siendo campeones de Liga ha sido el argumento más fuerte para solicitar un premio justo a su labor.

Además, como persistía lo sucedido con la mensualidad de junio del año pasado, era el mejor momento para saldar cuentas pendientes partiendo de la base de que los 800 euros por jugador no es precisamente una cifra potente en una entidad, la cadista, que esta temporada cuenta con un presupuesto de 17 millones de euros y que el límite salarial del primer equipo se acerca en mucho a los 8 millones de euros.

Esta prima pactada en las condiciones antes reseñadas corresponde a los futbolistas, ya que el técnico Juanma Pavón, su ayudante Raúl López y otros miembros del cuerpo técnico tienen acordadas unas cantidades superiores si el filial fuera capaz de meter la cabeza en la categoría de bronce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios