Cádiz CF La victoria es oxígeno

  • El conjunto amarillo, con un solo central puro en el once, no se puede permitir un nuevo tropiezo en casa frente a uno de los pocos rivales que está por debajo en la tabla

Pocos podían imaginar que el partido de la octava jornada de LaLiga 1|2|3 iba a adquirir mayor relevancia de la que la que a priori debe tener una cita encuadrada todavía en los albores del campeonato, con toda una larga campaña por delante. Pero el laberinto de resultados negativos en el que anda atrapado el Cádiz Club de Fútbol le obliga a no demorar más la reconciliación con la victoria, esa que ejerce de calmante si aparece y sin embargo agranda la hemorragia si hace mutis por el foro. La cita con el Nástic de Tarragona -a partir de las ocho de la tarde en el estadio Ramón de Carranza- se convierte en el duelo de las urgencias compartidas entre dos escuadras necesitadas de puntos para escapar de las posiciones traseras de la clasificación. Los amarillos sólo han sumado seis de los 21 que ha disputado. Hoy en casa sólo valen los tres.

No se trata de un encuentro a vida o muerte porque después restarán 34 capítulos más -102 puntos-, aunque los seis envites consecutivos sin vencer -tres empates y otros tantos varapalos- elevan la presión sobre un Cádiz que no celebra un triunfo liguero desde el pasado 17 de agosto en la inauguración del curso frente al Almería (1-0). En el vestuario son conscientes de que llega la hora de revertir la situación después de tantas semanas de decepciones. No queda otra que poner en práctica el verbo ganar para dar un pequeño salto en la tabla, inyectar una dosis de tranquilidad en el equipo y en todo el planeta cadista y poner en orden la autoestima.

El equipo amarillo afronta el importante encuentro condicionado por la maldición que pesa sobre los defensas centrales. Las lesiones de Servando, Marcos Mauro y Sergio Sánchez dejan a Ivan Kecojevic como único especialista en el eje de la zaga y aboca al entrenador, Álvaro Cervera, a buscar una solución de emergencia que está entre Rober Correa y Edu Ramos. El lateral ocupó esa plaza en Tenerife cuando se retiró el argentino y el malagueño también puede desenvolverse como central si la ocasión así lo requiere. De hecho, esta semana se ha entrenado en ese puesto junto a Kecojevic.

La resolución del sudoku en la defensa puede conllevar otros movimientos en el once inicial, como la entrada de David Carmona en el lateral derecho -si Rober Correa se desplaza al centro- o el estreno esta temporada de Jon Ander Garrido como mediocentro una vez que el vasco acumula un buen número de sesiones de trabajo tras superar unas molestias en un tobillo. Es un jugador fundamental en el esquema de Cervera, aunque el técnico no aseguró el viernes que vaya a ser titular.

Lo demás tiene apariencia de poca variación, salvo la incógnita ya conocida de dos medios o un trivote. Si el preparador cadista se decanta por la primera opción, Ager Aketxe apuntaría a los tres cuartos. Si son tres los hombres en la medular -con Edu Ramos en la zaga- en principio saldrían Garrido, José Mari y Álex Fernández. Salvi y Manu Vallejo ocupan las bandas de manera habitual aunque no se puede descartar ni a Salvador Agra ni a Jairo Izquierdo, que podría debutar de inicio o en la segunda mitad. El único puesto en la delantera parece destinado a Mario Barco sin descartar otra posibilidad. No hay un titular indiscutible en el lugar más cercano a la portería contraria.

Los jugadores tienen la oportunidad de aprovechar el factor Carranza. Es mejor comparecer a una cita relevante arropado por los tuyos que hacerlo en la lejanía en un ambiente menos propicio. La afición no ocultó su malestar hace dos semanas tras el doloroso revés en casa frente al Alcorcón, pero hoy estará con un equipo que también deberá ganarse a su parroquia con su trabajo sobre el césped. El jugador número 12 desempeña un rol fundamental cuando el equipo necesita ayuda.

La clave para pulsar la tecla de la victoria radica en la necesaria mejora de la maquinaria defensiva, en la que están todos implicados. Cervera explicó el viernes que el equipo defiende peor que antes -en referencia a las dos temporadas anteriores- y es que más importante que las líneas estén juntas en el campo que tener la posesión del balón. Lo que cuenta de verdad es el resultado más allá de tener o no la pelota. Uno de los males del Cádiz en los compases iniciales del nuevo ejercicio es la dificultad para mantener la portería cerrada. Salvo en la primera cita, ha recibido al menos un gol en todos los partidos fruto de la fragilidad del entramado defensivo y de los errores en la retaguardia.

El otro mal es la ceguera en el remate. Con sólo cuatro goles a favor es el equipo menos anotador de la Liga. Y para vencer es indispensable marcar. Una asignatura pendiente que tiene que aprobar esta tarde para quedarse con los tres puntos.

Si los amarillos progresan de manera adecuada en la misión defensiva y aciertan en la definición avanzarán el objetivo prioritario de adentrarse en una dinámica positiva. El equipo acumula dos derrotas seguidas -Alcorcón y Tenerife-, un hecho casi aislado en los cerca de cien partidos de Liga que Cervera lleva en el banquillo del Cádiz. Sólo sucedió una vez en la campaña 2016/17 y otra en la 2017/18. Ya ha pasado en la 2018/19 y ahora tocar remontar el vuelo.

El Cádiz tiene equipo para habitar algo más arriba, pero tiene que demostrar su valía sobre el terreno de juego. Hoy se mide a un rival también en apuros que no lo pondrá nada fácil. El Nástic es uno de los pocos adversarios que marcha por debajo en la tabla y jugará sus bazas, una de ellas que cunda el nerviosismo en la grada si es capaz de poner en aprietos a un Cádiz que debe manejar el apartado emocional para no caer en precipitaciones. La psicología también juega en situaciones complicadas.

El rival parece propicio para la reacción del Cádiz. Al menos sobre el papel. El Nástic llega con un balance de dos derrotas y un empate como visitante, con un solo gol a favor y siete en contra en tres salidas. Nunca la portería acero a domicilio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios