Cádiz CF

Sin trasvase al filial

  • El club tiene prácticamente decidido que ningún jugador que no cuente para el primer equipo juegue la próxima campaña en el Cádiz B si hay ascenso a la división de bronce

Los futbolistas del primer equipo cadista cargan con una portería para trasladarla a la banda del campo principal de las instalaciones de El Rosal. Los futbolistas del primer equipo cadista cargan con una portería para trasladarla a la banda del campo principal de las instalaciones de El Rosal.

Los futbolistas del primer equipo cadista cargan con una portería para trasladarla a la banda del campo principal de las instalaciones de El Rosal. / fito carreto

La posibilidad de que el Cádiz B juegue la campaña que viene en el grupo IV de Segunda División B no supone por el momento ningún contratiempo para la planificación de la primera plantilla. Hay voces que hablan de la posibilidad de reforzar el segundo equipo con aquellos jugadores de menos edad del primero, que no entren en los planes del Álvaro Cervera. Todo ello siempre que el filial lograra dar el salto a la categoría de bronce. La entidad cadista tiene prácticamente decidido que ese escenario no se produzca, por lo que se puede dar por descartado que se efectuara ese 'trasvase'.

El filial amarillo se encuentra en la actualidad disputando la segunda eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda B. Si en la mañana de hoy supera la eliminatoria contra el Alavés B, al conjunto de Mere le quedará un último cruce para meter la cabeza en la tercera categoría nacional por primera vez en su historia. Con la hipótesis de un filial en Segunda B, no es descabellado que uno o dos jugadores por encima de los 23 ó 24 años formaran parte del plantel por aquello de dotarlo e cierta experiencia en una división como la de bronce.

A partir de ese momento hay miradas que apuntan a futbolistas como Moha Traoré y Aitor García, de 23 y 24 años, respectivamente. De hecho el segundo de ellos compitió en la campaña 2016-17 formando parte del primer equipo aunque con licencia del filial. Por el momento desde el club está descartada la posibilidad de ese 'trasvase' poco habitual de una temporada a otra, ya que lo lógico es que sean jugadores procedentes de la cantera los que den el salto al conjunto profesional.

De esta manera, en el caso de que el Cádiz B cerrara la hazaña de ascender a Segunda B, la dirección deportiva de la entidad -de la que depende directamente la configuración del segundo equipo- reforzaría el equipo con jugadores procedentes de otros conjuntos o ascendiendo a otros del Balón y del juvenil, dos equipos que estarían abocados a tener pocas opciones si se tiene en cuenta que la campaña de ambos no ha sido especialmente brillante.

El camino contrario, el que lleva del filial al primer equipo, sí lo harán durante la pretemporada entre tres y cuatro jugadores, y aunque el deseo es que alguno se quede en el plantel profesional, lo que viene sucediendo en los últimos años hace que en este sentido se alberguen pocas esperanzas por parte de los yogurines. Incluso se podría dar el caso de que un Cádiz B campeón en Tercera y que ascienda a Segunda B no tendría a una promesa a la campaña siguiente en el primer equipo.

Por ahora es cuestión de ver en qué acaba la fase de ascenso del filial y de comprobar, cuando comience la pretemporada, la apuesta decidida del Cádiz por sus promesas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios