Cádiz CF

Una transición activa

  • Julio, el único mes sin competición oficial, será testigo del inicio de la pretemporada, la disputa de varios amistosos, la visita de Mágico González y la definición del calendario liguero

Mágico González saluda desde el terreno del juego del estadio Carranza en su última visita a la capital gaditana a comienzos del siglo XXI. Mágico González saluda desde el terreno del juego del estadio Carranza en su última visita a la capital gaditana a comienzos del siglo XXI.

Mágico González saluda desde el terreno del juego del estadio Carranza en su última visita a la capital gaditana a comienzos del siglo XXI. / julio gonzález

Julio es el único mes del año en el que no hay una sola cita de competición oficial para el Cádiz aunque se esperan movimientos en diversos ámbitos que llevará a la entidad al primer plano de la actualidad. El más esperado será la vuelta a la trabajo del equipo, que comenzará la pretemporada el próximo día 9 después de algo más de un mes de unas vacaciones que al final son un poco más largas que lo previsto después de quedarse fuera de las eliminatorias por el ascenso a Primera División en la última jornada de Liga. El cuerpo técnico, con Álvaro Cervera al frente una campaña más, y los jugadores empezarán a prepararse con vistas a un nuevo curso en el que una vez más la permanencia será el objetivo prioritario sin renunciar a meterse en la puja por un reto más ambiciosos como en los dos ejercicios anteriores.

El día 9 será el inicio de la cuenta atrás para el arranque de un campeonato cuyo calendario se conocerá a lo largo del mes de julio, así como la fecha de arranque, que en principio será el fin de semana del 18 y 19 de agosto. LaLiga 1|2|3, para no perder costumbre, será casi eterna, compuesta por 22 conjuntos y un total de 42 jornadas que convertirá el torneo en una prueba de resistencia más exigente que nunca dada la entidad de los participantes. Se prevé la Liga más complicada de los últimos años en una Segunda División A repleta de clubes históricos con más pasado en la máxima categoría que en el escalón de plata: Real Zaragoza, Deportivo de La Coruña, Málaga, Unión Deportiva Las Palmas, Osasuna, Granada, Sporting de Gijón, Real Oviedo, Tenerife, Córdoba, Mallorca… Una Liga sin filiales -los 22 pueden aspirar al ascenso- por primera vez después de 15 años y con un solo novato: el Rayo Majadahonda.

El mes de julio tiene rotulado el día 11 como el del viaje de Mágico González a Cádiz. Tiene billete de avión para esa fecha desde El Salvador en una expedición formada por 50 personas ya que se desplazan dos equipos. El considerado como uno de los mejores futbolistas de la historia del club -al menos que el dejó más huella- y el mejor que ha dado su país acaparará la atención mediática durante su estancia en la capital gaditana. El club ha promovido un calendario de actos, incluido algún que otro partido, en el que se podrá ver en acción al otrora astro del conjunto amarillo. Mágico, que el pasado mes de marzo cumplió 60 años, dará vida a un mes de julio que el club espera que sea el del impulso de la campaña de abonados, iniciada hace un par de semanas.

El objetivo del Cádiz es llegar a los 16.000 socios de la pasada temporada e incluso aumentar esa cifra con el noble propósito de que el estadio Ramón de Carranza sea un caladero de puntos para la escuadra amarilla. El conjunto de Álvaro Cervera sólo perdió un partido de Liga en su feudo el pasado curso, el que menos de toda la Segunda A. El club mantiene los precios de la andadura 2017/18 con el aliciente añadido de que los poseedores del carné de abonado no pagarán un solo euro en ninguno de los cuatro encuentros del Trofeo Carranza.

La confección definitiva del cartel del Trofeo es otra de las tareas que quedarán cerradas durante el mes de julio. El cuadrangular se disputará en principio en dos días consecutivos entre el 10, el 11 y el 12 de agosto si se confirma que la Liga arranca el siguiente fin de semana. El Cádiz, como anfitrión, y Las Palmas, como campeón de la edición de 2017, estarán presentes y falta por confirmar la participación de otros dos equipos que se conocerán en los próximos días. Los dos encuentros del conocido como trofeo de los trofeos -en alusión a la época en que acudían los mejores equipos del panorama nacional e internacional- serán los últimos ensayos de los gaditanos antes del comienzo oficial de la temporada.

Será durante el mes de julio cuando el Cádiz se vista de corto para disputar sus primeros amistosos en un recorrido por varios puntos de la provincia, como suele hacer en cada periodo estival. La cita inicial será contra el Barbate el día 13 -viernes- en el municipio costero de la comarca de La Janda. Cinco días después - el miércoles 18-, el conjunto amarillo se desplazará a la Costa Noroeste para medirse en Rota a la Roteña en el Arturo Puntas Vela, y el sábado 21 jugará frente al Chiclana en el Municipal chiclanero. En principio son ocho los partidos que ha programado el Cádiz para el verano: los tres ante equipos de la provincia, los dos del Trofeo Carranza, el previsto contra el Marbella en Arcos el próximo 1 de agosto y los dos del Trofeo Ciudad de La Línea, también ya metidos en agosto -en fecha que aún está por determinar- contra el Mallorca y la Balona -otro rival de la provincia-.

Los amarillos quizás disputen algún amistoso más en julio durante la concentración que tiene previsto realizar entre los días 23 y 29 en un lugar aún por confirmar. El stage del pasado verano se desarrolló en tierras murcianas y todo apunta a que este año será en otro escenario. La concentración se llevará a cabo en el ecuador de la pretemporada y servirá para avanzar en la preparación, tanto física como en la asimilación de conceptos, y para la integración de los jugadores que se incorporen a la plantilla.

En el apartado en el que no se atisban movimientos es en el institucional a lo largo del verano salvo sorpresa. Las posiciones están definidas y a día de hoy el presidente, Manuel Vizcaíno, ejerce el poder absoluto en el club, con Quique Pina como consejero aunque apartado de las funciones deportivas y en minoría en el Consejo de Administración. Los dos son socios de Locos por el Balón, la empresa propietaria del paquete mayoritario de las acciones del club, pero el que domina la situación es Vizcaíno en su condición de administrador único. Son socios pero enemigos hasta el punto de entrecruzarse querellas y reclamación de indemnizaciones millonarias en una cerrada lucha por el poder que se resolverá en los Juzgados dentro de unos años. Mientras, el presidente ha propuesto a Quique Pina la adquisición de sus acciones a través de un fondo de inversión estadounidense, pero el murciano ha dado la callada por respuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios