cádiz cf

Más sombra sobre Garrido

  • El pivote sigue sin salir al campo de entrenamiento y su concurso queda casi descartado

  • Barral se retira en mitad de la sesión y aumenta su papel de dudoso

Garrido efectúa un ejercicio tendido sobre la hierba antes de caer lesionado. Garrido efectúa un ejercicio tendido sobre la hierba antes de caer lesionado.

Garrido efectúa un ejercicio tendido sobre la hierba antes de caer lesionado. / fito carreto

La semana de trabajo del primer equipo del Cádiz es definitivamente muy complicada por la situación que presenta la actualidad deportiva del conjunto por culpa de las lesiones. El miércoles comenzó la preparación propia del choque contra el Tenerife y a la baja segura de Salvi Sánchez se han ido uniendo otra y una duda. Jon Ander Garrido tiene muy lejos estar el domingo en el campo porque ayer tampoco salió a entrenar junto a sus compañeros, lo que quiere decir que va camino de pegarse la semana en blanco. Y lo peor es que David Barral, que el miércoles vio como daban la cara unos problemas físicos mientras entrenanaba, se retiró en la sesión de ayer cuando no se había alcanzado el ecuador de la misma. El isleño también oscurece su futuro más inmediato de cara a la jornada venidera.

El pasado viernes Álvaro Cervera hablaba, en el transcurso de la rueda de prensa previa al choque en Barcelona, de la importancia de alcanzar esta fase final de la temporada con casi toda la plantilla disponible. Y es que en ese momento Salvi era la única ausencia segura a la espera de lo que sucediera un día después con Rober Correa, que no superó la prueba y se quedó fuera de la lista como consecuencia del golpe sufrido ante el Zaragoza. Pues bien, se puede dar el caso de que el técnico cadista tenga que afrontar la decisiva cita ante el Tenerife sin tres piezas de mucho valor. Una de sus 'balas', Salvi; el incombustible Garrido, que se escribe entero en mayúscula en el dibujo del preparador; y Barral, que ahora parecía que empezaba a coger el tono adecuado de la responsabilidad que se le exige para pelear por el ascenso.

El problema es grande aunque aún falten dos sesiones de trabajo porque, además de Salvi, se pueden confirmar las peores previsiones; lo de Garrido es más serio de lo que se dejó entrever en un principio y Barral se bate entre el querer y, por ahora, no poder, aunque es, de los tres, el que tiene más opciones de estar ante el conjunto insular. El famoso y tan hablado 'plan B' del entrenador se extiende en nombres y posiciones porque no se trata ya de hacer olvidar a Salvi. Un sustituto para Garrido y otro para Barral están en la agenda del técnico.

Un duelo de contener la respiración y los amarillos tendrán que tirar de fondo de armario a pesar de que este no siempre haya dado el resultado apetecido. A Cervera no le queda otra que abrir la puerta de la titularidad a los que no lo han sido a lo largo del año. Todo ello en busca del equipo más competitivo posible porque el domingo no hay lugar para otra cosa y no vale aquello de "quedan muchos puntos en juego".

El reemplazo de Salvi tiene dos vertientes. El recambio natural, que saldría entre Nico Hidalgo y Moha Traoré, o algún experimento del preparador situando a un punta o mediapunta pegado a una banda mientras en la otra enfunda su 'arma' Álvaro García. Carrillo, Perea y Barral han saboreado en algún momento en la presente temporada estar junto a la línea lateral. Pero de ese trío de alternativas se puede caer el isleño si no se recupera a tiempo. El problema con Nico y Moha es que los números de ambos demuestran que la confianza del que decide, sobre ellos, es mínima. Además, el propio Cervera ha reconocido en más de una ocasión que al primero de ellos le cuesta jugar en el Carranza, donde de alguna manera el respetable no le deja pasar nada.

En cuanto al recambio de Garrido, repetidas veces se ha comentado que Fausto Tienza es el sustituto natural. Del dicho al hecho hay un buen trecho, por lo que no está claro que el ex del Osasuna reciba los galones del técnico para asumir una función clave en el actual Cádiz. Llegado a este punto, Abdullah arranca con cierta ventaja para acompañar a Álex Fernández por delante de la defensa.

Por último, una hipotética baja de Barral dejaría el ataque con Jona, Carrillo y Dani Romera como elementos a elegir con la posibilidad de que uno de ellos -principalmente el ex sevillista- jugara en una de las bandas.

Dos entrenamientos y tres decisiones para el cuerpo técnico ante el que es, por el momento, el partido más importante de la campaña. Sería una gran noticia que ese calificativo se repitiera en las próximas semanas hasta el final de curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios