Cádiz CF

Mucho más que tres puntos

  • Los amarillos necesitan el triunfo en casa del colista para evitar la caída a la zona de descenso

Comentarios 3

El Cádiz Club de Fútbol toma la Ruta de la Plata en busca de tres puntos de oro. La visita al terreno del Extremadura, el colista, es mucho más que un simple partido integrante de las primeras hojas del calendario de LaLiga 1|2|3. La novena jornada no suele tener trascendencia en el desarrollo del campeonato -después quedan 33 más por delante, es decir 99 puntos más-, pero el contexto en el que se produce el enfrentamiento le otorga una relevancia mayor de lo normal a estas alturas de la película.

El conjunto amarillo afronta una nueva oportunidad, una más, de salir de la crisis y romper de una vez una pésima dinámica que extiende a siete los encuentros consecutivos sin la alegría de una victoria que sólo celebró en el capítulo inaugural, un 17 de agosto ya lejano.

Aquel primer partido exitoso -1-0 contra el Almería- se convierte de momento en un hecho aislado, alejado ya casi dos meses en el tiempo. La mala racha, que parece no tener fin, arrastra al equipo a un progresivo retroceso en la clasificación que le deja sin el más mínimo margen de error. Se trata de frenar la caída, de romper una tendencia difícil de revertir cuanto más se prolongue. La cita del viernes festivo entre dos adversarios en apuros está fijada a partir de las seis de tarde en el estadio Francisco de la Hera, ofrecida en directo por televisión a través de los habituales canales de pago. El triunfo es una emergencia planetaria en el universo cadista.

El entrenador, Álvaro Cervera, vuelve a estar condicionado por las lesiones, en la línea del anterior choque, y no es descartable que emplee el mismo once que el del pasado domingo. Quizás la sempiterna duda de si coloca dos o tres medios para en un encuentro en el que, una semana más, sólo cuenta con un defensa central puro, Kecojevic, que de nuevo tendrá la compañía de Edu Ramos. Ni Servando, ni Marcos ni Sergio Sánchez están listo para jugar. Tampoco Alberto Perea ni Dani Romera.

El técnico sólo hizo dos modificaciones en la convocatoria aunque con una sorpresa mayúscula. Dejó fuera a Salvi, que no termina de entrar en materia, e incluyó a Peter, extremo del Cádiz B que ha empezado la temporada con buen tono. La otra novedad es el regreso de José Ángel Carrillo en detrimento de Mario Barco.

El once estaría formado por Alberto Cifuentes en la portería; Rober Correa, Kecojevic, Edu Ramos y Matos en la retaguardia; Álex Fernández, José Mari y Garrido si salen tres medios; Agra y Manu Vallejo en las bandas y Lekic o Mario Barco en punta. Si el técnico se inclina por dos hombres en la medular, Ager Aketxe tendría sitio en la zona de tres cuartos.

El Cádiz comienza el noveno episodio liguero desde una retrasada 18ª posición con un pobre saldo de sólo siete puntos sumados de los 24 ya dirimidos, los mismos que acredita el Tenerife, el equipo que abre la zona de descenso por presentar un peor balance general de goles que los de Cervera. El Extremadura, con cinco puntos, no anda demasiado lejos pese a su condición de colista. De hecho, los gaditanos se pueden meter en un lío aún mayor si regresan de vacío. Una derrota les conduciría directamente a los puestos de descenso e incluso al farolillo rojo si los otros rivales que van por detrás -el cuadro chicharrero, el Nástic de Tarragona y el Córdoba- sacan adelante sus respectivos compromisos durante el fin de semana.

Es tal el cúmulo de tropiezos que encadena la escuadra de Cervera -cuatro igualadas y tres derrotas- en un errático comienzo de curso que ni siquiera un empate esta tarde le garantizaría mantenerse fuera de las plazas señaladas para bajar a Segunda División B. El triunfo es una obligación dadas las circunstancias aunque el choque sea a domicilio. No le queda otro remedio al Cádiz que mejorar sus prestaciones como visitante por la vía de urgencia. Sólo ha cazado dos puntos de los 12 que ha disputado fuera de casa: empates ante el Numancia y el Albacete y derrotas frente al Mallorca y el Tenerife. Si no hace la tarea en el Carranza, ahora debe cumplimentarla en su condición de viajero.

Los amarillos encaran la misión de la caza de tres puntos de valor incalculable que acarrearían múltiples efectos beneficiosos. Una victoria supondría dar el carpetazo a una serie negativa que se alarga más de la cuenta, la escalada de algunos escalones en la tabla que darían un respiro necesario y la recuperación de una autoestima que está muy tocada a tenor de los resultados y las sensaciones que el equipo desprende sobre el césped.

Los de Cervera examinan hoy su capacidad de resistencia ante un rival que tiene por norma imprimir un alto ritmo desde el pitido inicial cuando ejerce de anfitrión, y ahora con más motivo en su intento de escapar de la última plaza. Los visitantes tienen que salir muy despiertos y no cometer errores que en anteriores partidos han derivado en una sangría de puntos.

La duda es qué versión del Cádiz se verá hoy en Almendralejo. ¿La versión de la brillante primera media hora frente al Nástic o la de un equipo deprimido sin capacidad de respuesta tras el gol del conjunto catalán? Las opciones de reconciliación con la victoria pasan por prolongar el estado de solidez durante los noventa y tantos minutos. No hay otra fórmula salvo el riesgo de quedar a expensas de los caprichos de la fortuna. Los amarillos siempre han vivido de una consistencia que no terminan de encontrar en la nueva campaña. Hoy es el día indicado para retomar las buenas costumbres, una de ellas dejar la portería a cero. Los gaditanos encadenan ya siete partidos consecutivos con al menos un gol en contra -ocho en total- y además las pasan canutas para perforar la meta contraria. Han marchado sólo cinco tantos en ocho partidos y no hay un delantero de referencia. El principio básico en el que se fundamenta la filosofía cadista en los últimos tiempos es defender por encima de todo lo demás y aprovechar alguna ocasión. Da igual la posesión del balón. No importa la estética, sino el pragmatismo. Lo que cuenta de verdad es el resultado y más después de haber atrapado sólo dos puntos de los últimos 15 -dos empates y tres derrotas-.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios