Cadiz CF

Los 11 puntos y el aval de la historia

La prudencia forma parte del discurso oficial del Cádiz. La historia reciente está plagada de batacazos que invitan a la cautela. El objetivo indiscutible del club es alcanzar los 50 puntos que es estiman como necesarios para amarrar la permanencia. Ni los 39 puntos con los que el equipo amarillo cerró una brillante primera vuelta hacen variar lo más mínimo una pauta de la que nadie se sale. "Quedan once", respondió el entrenador, Álvaro Cervera, cuando fue preguntado hace una semana sobre la elevada cantidad de puntos obtenidos por su equipo a mitad de campeonato.

Los demás rivales ven claramente al Cádiz candidato al ascenso a Primera División. "Es una milonga", contestó el técnico del Granada, José Luis Oltra, cuando fue cuestionado acerca de la estrategia de la entidad cadista de ceñirse al guión de la salvación pese a acabar la primera vuelta en segunda posición con esos 39 puntos.

Los cierto es que, salvo hecatombe de proporciones gigantescas, el Cádiz tiene asegurada su continuidad como mínimo en Segunda División A la próxima temporada. La historia reciente así lo refleja.

En los últimos diez años de competición en la categoría de plata, sólo tres equipos sumaron menos de 11 puntos en la segunda vuelta: 8 el Xerez en la temporada 2012/13; 9 el Albacete en la 2010/11; y 10 el Sevilla Atlético en la 2008/09. Los tres descendieron a Segunda B no sólo por su mala segunda vuelta, también por su deficiente primera. No se desmoronaron de un día para otro. Arrastraban un deficiente recorrido durante toda la temporada y demostraron no tener mimbres para permanecer en Segunda A.

Nunca se dio el caso en los últimos diez años de un equipo que, con 39 puntos en su mochila en el ecuador de la campaña, hubiese frenado su producción de puntos hasta tal extremo como para perder la categoría.

Si el Cádiz no tiene reparos en respetar el flujo de la historia, en principio no debe pasar apuros para conservar la categoría. Muy mal lo tiene que hacer para no rascar 11 puntos de los 63 que hay que dirimir hasta comienzos de junio. Será entonces cuando el discurso oficial cambie de guión y cuando el equipo se plantee retos más ambiciosos a la altura de su actual clasificación. La incógnita es si los amarillos serán capaces de mantenerse en las alturas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios