Cádiz CF

La primera pieza del puzle

  • El entrenador debe ser la piedra angular del nuevo proyecto, con idea de hacer un equipo a su imagen y semejanza Claudio no está descartado, pero se miran otras posibilidades

El fracaso del pasado domingo, el fracaso mayúsculo de toda una temporada, aún no se termina de digerir y es el principal obstáculo para empezar de cero, para iniciar otro proyecto que ahora mismo se sostiene en un mar de dudas. El batacazo contra el Athletic de Bilbao B está demasiado fresco y sus consecuencias, aún por definir. Lo principal en un equipo que apunta a ser bastante diferente al de la campaña recién concluida es el entrenador. Sin estar descartado Claudio Barragán, es una realidad que se contemplan otras posibilidades para ocupar el banquillo del Cádiz.

 

Al nuevo proyecto del equipo gaditano le falta el director de orquesta, la persona que tome el mando desde el césped y que tenga peso en la confección de la plantilla, ya que, en definitiva, será quien trabaje a diario con el grupo de futbolistas. La experiencia reciente deja dos entrenadores, Antonio Calderón y Claudio Barragán. Dos casos similares en cuanto a su trayectoria última en el banquillo del Ramón de Carranza. Llegaron con la temporada iniciada y ambos fallaron en el play-off de ascenso. El gaditano se quedó en la primera eliminatoria, mientras que el valenciano ha llegado hasta la última a pesar de ganar sólo un partido de seis.

 

El cadismo, todavía tocado por presenciar el tercer ascenso de un equipo visitante en Carranza en los tres últimos años (Lugo, Oviedo y Athletic B), parece que en un porcentaje importante no ve con malos ojos la continuidad de Claudio. Ese apoyo se basa en  los buenos números del técnico en la Liga regular desde que llegó en noviembre, enderezando el rumbo del equipo dentro de la zona play-off hasta que en la segunda mitad de campaña fue capaz de recortar la distancia del UCAM de Murcia para hacerse con una primera posición que ya no soltó. Sin embargo, el papel del equipo en la fase de ascenso y sus constantes variaciones en las alineaciones -

especialmente drásticas en la última cita ante el Athletic B- han dejado dudas. Y quizás esas dudas puedan haber llegado a los responsables de la toma de decisiones.

 

No obstante, hay que apuntar que la opción de renovar al valenciano no está ni mucho menos descartada, si bien se contemplan otras posibilidades. ¿Por qué? No sólo hay que tener presente el pensamiento del club en cuanto a su elección, ya que cabe la posibilidad de que fuera el propio Claudio el que no deseara seguir. Por eso se abre la puerta a otros nombres como candidatos al banquillo del Cádiz.

 

El tercer entrenador valenciano en la historia del equipo (antes lo fueron José Quirante, 1941-42; y José Antonio Naya 1971-72 y 1993-94) cierra la campaña con 30 partidos de Liga en el banquillo (24 de la fase regular y seis del play-off). En su balance se contemplan 18 victorias, cinco empates y siete derrotas, tres de ellas en la fase de ascenso. Además, hay que contabilizar dos encuentros de Copa del Rey, contra el Villarreal, que se saldaron con sendas derrotas.

 

A lo largo de esta semana debería ser público el nombre del inquilino del banquillo, ya que de manera oficial desde hoy esa plaza está vacante y, además de Claudio, son muchos los nombres de candidatos a los que vinculan al equipo amarillo. Los equipos se construyen desde la base y esos primeros pasos para un nuevo proyecto se dan con el entrenador atado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios