Cádiz CF Los más poderosos de la categoría

  • Siete de los ocho clubes de Segunda División A con el límite salarial más alto son descendidos de Primera en las últimas tres temporadas

Abanico de billetes de 500 euros. Abanico de billetes de 500 euros.

Abanico de billetes de 500 euros.

La cifras oficiales sobre el límite salarial de los equipos integrantes de la competición de Segunda División A aportadas por LaLiga esta misma semana ponen de manifiesto una realidad que por otro lado de ningún modo sorprende: siete de los ocho clubes de la categoría de plata que ocupan los primeros puestos de esta particular clasificación son descendidos de Primera en las últimas tres temporadas. Ya se sabe, el poder del dinero.

En efecto, el margen financiero que otorga la élite condiciona el presupuesto de la siguiente campaña, incluso cuando se produce un descenso, y por consiguiente también el límite salarial que se dispone para afrontar un nuevo curso. Ello explica que el Girona, casualmente el próximo rival del Cádiz, aparezca como el líder de LaLiga SmartBank con cerca de 30 millones de euros.

La segunda plaza la ocupa otro descendido de la anterior campaña, el Rayo Vallecano, en su caso con 19 millones, mientras que el tercer conjunto que no pudo salvarse, el Huesca, no cierra el podio con sus más de 16 millones porque el Almería se ha metido por medio con más de 18 millones. Los rojiblancos son, desde luego, la excepción que confirma la regla.

De hecho, a éstos les siguen la UD Las Palmas, quinto con más de 12 millones; el Deportivo, sexto con más de 11; el Sporting, séptimo también con más de 11, y el Málaga, octavo con casi 10. Canarios, gallegos y costasoleños fueron los que bajaron en el ejercicio 2017-18, en tanto los asturianos lo hicieron en el 2016-17 junto a Osasuna y Granada, que no aparecen en el listado porque con posterioridad han vuelto a subir.

El curioso caso almeriense obedece al incremento estimado de los ingresos tras la llegada del millonario saudí Turki Al-Sheikh, lo que ha permitido a la entidad proponer como cantidad de tope salarial una elevada cifra que la patronal ha validado al entender que queda garantizada la estabilidad financiera y con ello la viabilidad de la sociedad.

Por el contrario, la novedosa norma de autorregulación que ha implantado LaLiga en Segunda este verano, de modo que se fija el precio de mercado de un jugador a través de aspectos como el número de partidos disputados, la categoría de la que provenga o lo que cobraba en su anterior equipo, ha afectado sobre todo al Málaga, con serios problemas económicos al no ser capaz de cubrir con normalidad sus gastos o cumplirlos con retraso, por lo que ha terminado siendo penalizado con un tope oficial muy inferior al previsto.

El Cádiz figura en la décima posición de la tabla, con algo más de 9 millones, uno más que en 2018, un límite salarial que se calcula o estima en base a la diferencia entre ingresos y gastos estructurales, considerando como ingresos todo el dinero percibido por contratos de patrocinio, cuotas de abonados y socios, derechos por televisión, explotación, ingresos por competición, publicidad y venta de jugadores, y como gastos el dinero gastado en compras de jugadores, explotación, amortizaciones, provisiones, personal no deportivo y lo conocido como variaciones negativas en existencias.

Afortunadamente para el club de la Tacita, su situación económica dista un mundo de la que vivió en Segunda B, con el concurso de acreedores, una circunstancia que afecta directamente al tope, ya que los beneficios que puedan generarse van destinados a cubrir deudas, y en la que por ejemplo se halla inmerso el Elche, que con apenas 5 millones euros de límite salarial sólo se encuentra por delante de los recién ascendidos Racing de Santander, también con 5, Mirandés, Ponferradina y Fuenlabrada, los tres con 4.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios