Cartagena · cádiz

Un mal día para reaccionar

  • El Cádiz necesita sumar esta tarde en el Cartagonova para ahuyentar la peor versión que le acompaña esta temporada Las bajas, un serio lastre para los amarillos ante un rival fuerte

El Cádiz se presenta esta tarde en el campo del Cartagena con la obligación de sacar tajada para que la distancia con la zona de descenso pueda ser menor al acabar la 28ª jornada de Liga. La derrota en la ciudad deportiva del Sevilla y el empate ante el UCAM Murcia frenaron la dinámica ascendente que llevaban los amarillos, que de nuevo se han estrellado contra la realidad de tener que pelear dentro de la zona baja y olvidarse de la fase de ascenso.

Los cadistas se presentan en el Estadio Cartagonova con un bagaje malo en una campaña para olvidar y, además, con problemas defensivos por las bajas del sancionado Josete y del enfermo Tomás. Por si esto fuera poco, Raúl Albentosa ha viajado con problemas físicos y no es seguro que pueda participar esta tarde. En el peor escenario, Raúl Agné podría verse obligado a situar una dupla de centrales compuesta por Domingo, que apenas entra en los planes del preparador, y Garretas, cuyo caso es peor porque todavía no ha debutado en la competición liguera.

Si a todo esto le unimos que el conjunto de la ciudad departamental le tiene ganas al duelo por el doloroso tres a cero que encajó en la primera vuelta en el Ramón de Carranza, donde se llevó un baño de los amarillos en el que pudo ser el mejor encuentro en la etapa de Alberto Monteagudo como entrenador, el partido se presenta verdaderamente difícil para que salte la sorpresa en tierras murcianas.

Raúl Agné le ha puesto al mal tiempo buena cara. Y es así porque esta semana se ha encargado de transmitirle a sus hombres la realidad de los males del equipo pero añadiendo esa dosis de autoestima para que encuentren el camino que les haga ser mejores. Ya lo dijo el pasado viernes: "El equipo puede tener poca calidad, pero el espíritu de lucha debe ser máximo". El técnico aragonés asume su rol de ser la cabeza pensante para arreglar los desaguisados que las sanciones y lesiones han provocado en su plantel. No es fácil buscar recambios para Josete y Tomás, dos defensas, cuando durante buena parte de la temporada los problemas en la zaga han sido de grado superlativo. Y lo más delicado podría producirse si finalmente el tendón de Aquiles de Albentosa no está para un choque de este peso. En ese escenario, el peor posible, Agné tendría que echar mano de Domingo y Garretas para el centro de la zaga, sin descartar un experimento con Domingo y Fall -que es pivote-si entiende que Garretas puede verse superado por los acontecimientos en lo que sería su debut liguero. Otra opción más remota contemplaría pasar a Moke al eje de la zaga y meter a Garretas como lateral derecho, si bien serían demasiados cambios en un mismo encuentro, un aspecto que no agrada demasiado a Agné salvo que sea tremendamente necesario.

Al margen de las ausencias o posibles ausencias, la única nota positiva es el retorno de Pablo Sánchez, que no jugó el pasado domingo al tener que cumplir un encuentro de sanción. El canterano tiene muchas opciones de situarse en el ala izquierdo si, como parece, forma parte de la alineación inicial. Y otra variante sería la entrada arriba de Carlos Álvarez en lugar de un Juan Carlos Belencoso que decepcionó frente al UCAM.

La clasificación es la que marca el objetivo diario del Cádiz, que es seguir poniendo tierra de por medio para cerrar cuanto antes la permanencia. Lo cierto es que viendo que conjuntos como el Atlético Sanluqueño no tropiezan y que compiten con una renta cómoda sobre las últimas cinco posiciones -ayer se colocó cuatro puntos por encima del conjunto cadista-, y que otros rivales directos una jornada sí y otra también dan la sorpresa sumando puntos inesperados, el Cádiz no debería salir de vacío del Cartagonova, aunque eso es fácil decirlo y complicado conseguirlo.

Esta jornada hay un San Roque de Lepe-La Roda en el que un empate sería lo mejor para los intereses amarillos, ya que la victoria de uno de los dos acercaría un poco más al peligro a la escuadra gaditana. Todo ello esperando que hoy el Villanovense salga perdedor del San Pablo de Écija.

Agné ha repetido en infinidad de ocasiones desde que es entrenador del Cádiz, que no es amigo de vender motos ni humo. Sabe de las limitaciones de sus hombres y que con mucho esfuerzo y algo de suerte se podrá asegurar la permanencia en el grupo IV de Segunda B. Nada más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios